“The Four Horsemen”: Metallica rompió con la silenciosa noche

Escuchar por primera vez “The Four Horsemen” es ascender a una montaña con poco oxígeno; es furia acumulada haciendo combustión para alcanzar la velocidad que necesitas y así liberar toda esa energía allí concentrada; es explotar para sentir que las paredes que oprimen ya no están cerrando tu espacio; es encontrarse con la génesis de …