“Iberia Sumergida”: ¡Este es mi sitio y esta es mi espina!

En varias oportunidades amigos y conocidos me recomendaron hacer maletas para probar suerte en otro lugar del mundo, que diera ese paso sin miedo, que cruzara la puerta de salida del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía. Pensar en la idea de alejarme de Venezuela me genera un dolor en el pecho difícil de explicar, es como un vació que te empuja a la nada.  

Es verdad que tuve posibilidades de hacer vida en algún rincón de la vieja Europa, así como aquellas puertas que se abrieron en México y Colombia, pero al final mi tierra siempre pudo más, con sus dolores, sus contrastes, con esas incongruencias políticas, económicas y sociales; como dice aquella canción que Bunbury escribió cuando era parte de Héroes del Silencio: “Este es mi sitio y esta es mi espina”; yo le hago un pequeño cambio “Venezuela sumergida en sus rumores clandestinos”.

No soy más venezolano por quedarme, mucho menos un héroe patrio por estar aquí trabajando; valientes son aquellos que por necesidad fueron empujados a emigrar a lo desconocido, buscando esperanzas escondidas. En mi sangre llevo la marca del inmigrante, soy nieto e hijo de hombres y mujeres que cruzaron el Atlántico buscando un futuro mejor, por ellos he sentido la saudade, el peso de ser por siempre un errante a pesar de tener un hogar fijo.

Por amor a mi familia llegué a considerar seriamente comenzar de nuevo en algún lugar alejado de mi amada montaña El Ávila, distante de aquel Orinoco que puedo escuchar a pesar de la distancia, apartado de los hermosos colores de los atardeceres barquisimetanos, lejos de las cinco águilas blancas de nuestra Sierra Nevada, añorando por siempre la remota música tocada por las olas que bañan la Isla de Margarita.

Al final preferí darle una oportunidad a mi querida y golpeada Venezuela, porque quiero que mi hija sienta esto que es único, que solo se es posible en este mágico lugar entre los Andes, el Caribe, el Atlántico, el Macizo Guayanés y el Amazonas. El sol siempre está ahí, debemos buscar juntos su más resplandeciente brillo para que no vuelva apagarse jamás. Llegará el día en que sanará, en donde todos reencontraremos nuestra Tierra de Gracia.

Significado de Iberia Sumergida: Un despertar de una nueva generación.

Avalancha: Quinto álbum de Héroes del Silencio.

Iberia Sumergida es una canción escrita por ese genio nacido en Zaragoza llamado Enrique Bunbury, cuyo título es tomado de un poemario del poeta vasco Gabriel Celaya que fue publicado en el año de 1978. La pieza fue grabada por la banda Héroes del Silencio en 1995, se trata del cuarto track y primer sencillo promocional de Avalancha, el quinto y último álbum de la agrupación de rock española.

Estamos frente a una de las letras más directas escritas por Bunbury, poca metáfora, un mensaje lleno de sentimiento, se puede oler la rabia, el dolor provocado por las injusticias, la corrupción, las malas políticas del gobierno del Reino de España percibidas por el cantante de Héroes del Silencio:

“Amanecí con los puños bien cerrados y la rabia insolente de mi juventud. La ingenuidad nos absuelve de equivocarnos. Que cada uno aporte lo que sepa. Te hicieron pan y ahí te consumimos, y la venganza es un rastro tan inútil”.

En una corta entrevista que le realizaron a los miembros de Héroes del Silencio en lo que debió ser un reconocido programa juvenil de la televisión española llamado “Zona Franca”, el conductor le preguntó a Enrique Bunbury: – “Con tus letras tan comprometidas ¿Crees que puedas llegar a cambiar la mente de un fan o cualquier persona que te escuche?”. Enrique responde directo a la yugular provocando risas nerviosas, incomodas; se nota en el ambiente un temor por aplaudir ante tan franca respuesta: -“Yo creo que a los chavales de este país y a los de todo el mundo les interesa bastante más una canción; les llega más una canción o una película que un discurso de Felipe González (era el Presidente del Gobierno español para ese momento)”. Les dejo esta entrevista que se encuentra en YouTube, específicamente en el canal de Manu Guinarte:

La canción comienza con una especie de prueba de sonido, aparece el bajo de Joaquín Cardiel la cual llora de dolor antes de entrar la batería de Pedro Andreu, va marcando un tiempo más bien alegre, hay felicidad porque van al campo de batalla para buscar la gloría. Las guitarras de Alan Boguslavsky y Juan Valdivia introducen la melodía, se escucha ese riff que se volverá histórico, pero no olvidemos la armónica tocada por Bunbury la cual se anticipa a sus palabras afiladas:

“Formulas preguntas con semillas de respuesta y conozco cuál es tu camino de memoria. Espero velar donde la mayoría de sus abrazos propietarios sin salida, dan salida. Ahora que padeces de insomnio quisieras morir en siesta. Este es mi sitio y esta es mi espina. Iberia sumergida en sus rumores clandestinos”.

No hay espacio para interpretaciones, la letra de Bunbury es directa, coloca algunas pinceladas que adornan un mensaje crudo, es un grito que busca reacción, una declaración de amor a su país, un reclamo a sus gobernantes.

Quiero rescatar unas palabras de Gabriel Celaya cuando le preguntaron sobre la razón del título de su poemario “Iberia Sumergida”: “…es un libro de poesía histórica en torno al sometimiento, por parte del Estado español, de las primitivas tribus iberas, que eran autónomas. Iberia y el Estado español estaban en contradicción; Iberia era lo más auténtico y el Estado español una construcción con la que se trataba de desmontar las comunidades tribales. En lugar de reorganizarlas lo que hizo fue negarlas”. (Tomado del el Diario El País, del 29 de abril de 1978)1.

Seguramente Enrique Bunbury conocía bien el mensaje del escritor Gabriel Celaya en Iberia Sumergida, la canción tiene esa misma raíz, convertida ahora en un grito de despertar para una nueva generación, vean con sus ojos que hay un gobierno que niega a sus gobernados.

La canción fue todo un éxito, logró alcanzar dos veces la cima de la cartelera musical española, la famosa “40 Principales”. Estamos frente a uno de los himnos de Héroes del Silencio, una de las maravillas que quedaron plasmados en el último álbum de la banda más grande del rock en español, al menos desde mi humilde opinión.

Me quedo con ese fragmento de la canción que dice “Te hicieron pan y ahí te consumimos, y la venganza es un rastro tan inútil”, palabras sabias que te colocan frente al espejo, reconociendo el error y evitando cometer otro. Soy un convencido que así como ocurrió en otros tiempos y lugares superaremos este convulso momento de la historia, Venezuela dejará de estar sumergida, hoy más que nunca digo con fuerza: “Este es mi sitio y esta es mi espina”.


  1. Ver el artículo “Iberia sumergida”: la España profunda y la España superficial, de Manuel Fernández Espinosa. Página web https://paginatransversal.wordpress.com/ vínculo complero: https://paginatransversal.wordpress.com/2013/10/11/iberia-sumergida-la-espana-profunda-y-la-espana-superficial/

Una respuesta para ““Iberia Sumergida”: ¡Este es mi sitio y esta es mi espina!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s