Metallica Sinfónica, una experiencia que se repetirá 20 años después: S&M

El 25 de febrero de 1992 Metallica se presentó en el Radio City Music Hall de New York para tocar en vivo “Enter Sandman” en el marco de la 34ta entrega de los Premios Grammy, pero lo más importante que ocurrió esa noche no fue la presentación o que ellos recibieran su premio como “Mejor Interpretación Metal con Vocalista”, fue el un encuentro que sostuvieron con otro galardonado en ese evento como lo fue Michael Kamen, quien recibió su estatuilla por la “Mejor Interpretación Instrumental Pop” gracias a la música que hizo para el film “Robin Hood: Prince of Thieves”.

Aquí encontrarás la historia de Nothing Else Matters

Se cuenta que esa noche al finalizar el evento Michael Kamen fue a saludar y felicitar a los miembros de Metallica, y aprovechó la oportunidad para mostrar su molestia ya que la banda no usó sus arreglos musicales en la versión final de la canción “Nothing Else Matters”, tal y como ellos le solicitaron en su momento. Se dice que James Hetfield le hizo entrega del single de la canción “Sad But True” que contiene la llamada “Nothing Else Matters, Elevator Version”, en la cual si contiene el maravilloso aporte que hizo el genial director de orquestas.

Al finalizar esta conversa, Kamen ofreció a Metallica la posibilidad de realizar un concierto con una orquesta sinfónica dirigida por él, algo que sorprendió a los integrantes de la banda de heavy metal, y la respuesta fue lo que pensarían muy bien.

Pasaron siete años para que esa invitación se convirtiera en una realidad, y Metallica se presentó los días 21 y 22 de abril de 1999 en el Berkeley Community Theatre para tocar con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, y tal como lo prometió, dirigida por el propio Michael Kamen.

De estas presentaciones fue tomado el material para sacar un CD doble, así como un DVD llamado S&M, esa “S” colocada como la clave de sol invertida que significa “sinfónica”, y por supuesto la “M” de Metallica. La grabación es impecable, con un sonido que parece de otro universo, haciendo que la música de la gran banda que tuvo sus inicios en el “thrash metal” llegara a personas que poco se habían imaginado escuchar algo realizado por una agrupación de heavy metal.

El registro de esas dos noches es una maravilla difícil de describir, sobre todo para quienes quedamos fascinados con tan rico sonido, ya que para algunos la idea no fue buena o simplemente no le gustó el resultado final de esos conciertos. En lo personal puedo decir que conozco a muchas personas que no escuchaban Metallica, pero desde que escucharon este disco ahora lo tienen en sus hogares, e incluso varios comenzaron a escuchar los álbumes de estudio de la banda a partir de la experiencia con S&M.

El disco 1 arranca con esa maravillosa interpretación que la Orquesta Sinfónica de San Francisco hizo de la pieza original de Ennio MorriconeThe Ecstasy of Gold”, esa magnífica melodía que Metallica usa para dar comienzo a todos sus conciertos. La magia se hace presente con este exquisita interpretación, la profundidad de los sonidos es indescriptible, no importa donde te encuentres, puedes ver como se van levantando frente a ti cada uno de los instrumentos, sientes cada nota, eres parte de la música que va saliendo de los auriculares.

No Leaf Clover, una de las piezas estrenadas esa noche. Aquí más de su historia.

Las canciones seleccionadas y tocadas esa noche fueron: “The Call of Ktulu”, “Master of Puppets”, “Of Wolf and Man”, “The Thing That Should Not Be”, “Fuel”, “The Memory Remains”, el estreno de “No Leaf Clover”, “Hero of the Day”, “Devil´s Dance”, “Bleeding Me”, “Nothing Else Matters”, “Until It Sleeps”, “For Whom the Bell Tolls”, la también debutante “- Human”, “Wherever I May Roam”, “The Outlaw Torn”, “Sad But True”, “One”, “Enter Sandman” y “Battery”.

The Outlaw Torn, una gran pieza de Metallica. Descubre más aquí.

Es difícil inclinarse por algunas de las canciones interpretadas esas dos noches, cada una tiene una nueva dimensión, su propia vibra, la orquesta y la banda se van moviendo en perfecta armonía. Quizás “Until It Sleeps” cuenta con una atmosfera que le da una riqueza mayor a la versión en estudio, también podemos hablar de “The Outlaw Torn” que aquí suena apoteósica.

En el libro “Metallica: Furia, Sonido y Velocidad” de Matías Recis y Daniel Gaguine, se menciona que se plantearon otras canciones para esos conciertos como lo son “Fade to Black”, “Whasting My Hate”, “The Unforgiven II”, “Low Man´s Lyric”, “Harvester Of Sorrow”, “Through the Never”, e incluso la propia “…And Justice For All”.

Después de veinte años Metallica volverá a tocar nuevamente con la Orquesta Sinfónica de San Francisco, ahora dirigida por Michael Tilson Tomas. ¿Qué canciones me gustaría escuchar en esta oportunidad? Quizás tengamos la fortuna de disfrutar de “Fade to Black”, “The Unforgiven”, “The Day That Never Comes”, “Spit Out The Bone”, “Blackened” o “Fixxxer”. Esperemos los días 06 y 08 de septiembre y descubriremos que sorpresas traerán “The Four Horsemen”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s