“Century Child”: La inocencia y la tentación de Nightwish

Uno de los discos que más he disfrutado… Una recomendación con los ojos cerrados.

Soonatas

Érase una vez cinco jóvenes que promediaban los veinte años, tenían en común su formación musical, además que todos ellos nacieron e hicieron vida en un lugar muy lejano llamo Kitee, ubicado en el sureste de Finlandia, muy cerca de la frontera con Rusia, que para los primeros años de sus vidas era una de las líneas limítrofes más tensas de la denominada “Cortina de Hierro” separando occidente de la Unión Soviética y sus países satélites. Fueron testigos de la convivencia de dos modelos tan diferentes, respirando las tensiones que flotaban en el frío aire de una zona que fue campo de batalla entre 1939 y 1940.

En ese pequeño poblado finés que hoy cuenta con un poco más de diez mil habitantes se juntaron en un primer momento cuatro apasionados músicos para dar vida a una de las agrupaciones más completas del metal europeo: Nightwish.

Tuomas Holopainen

Ver la entrada original 2.663 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s