El histórico 4 de mayo de 1999 en el que “Metallica” conquistó Caracas para siempre

Existió por mucho tiempo una sensación de vacío en mi pecho, generada por una silenciosa ausencia, una pena provocada por una expectativa que fue lanzada sin medir sus consecuencias. Metallica nunca llegó a Caracas en el año 1993, así como lo ofreció algunas voces de la industria del espectáculo,  dejaron caer ese “rumor” de que los amos del “thrash metal” tocarían por primera vez en Venezuela, provocando muchas reacciones, surgieron múltiples emociones difíciles de controlar, más aun cuando sigues estando en un cuerpo adolescente con ganas de sacar toda tu energía acumulada, pero aquello solo quedó en puras promesas y deseos no cumplidos.

La verdad es que no fue solamente un rumor, Metallica pudo haber tocado por primera vez en Venezuela los días lunes 26 y martes 27 de abril del año 1993; tal y como aparece reflejado en uno de los planes de la gira “Nowhere Else to Roam 93”que se encuentra en el libro de la famosa caja “Live Shit: Binge & Purgle” lanzada por la banda en 1994. En una de sus páginas se pueden ver dos tablas, una que dice “version not including Manilla” y otra que menciona “version not including Caracas”. Nunca se supo porque Metallica no pasó definitivamente por la capital de Venezuela, aun cuando su concierto en Manila, Filipinas, fue el 17 de abril, 9 días antes de lo previsto para presentarse por primera vez en la “Sucursal del Cielo”.

Tuvo que pasar seis años para que ese vacío dejado en 1993 fuera llenado para la eternidad, se colocó como fecha del esperado concierto el 04 de mayo de 1999, ese día se daría el gran acontecimiento. Y en esta oportunidad fue así, exactamente a las 21 horas  Metallica hizo volar por fin el techo del Poliedro de Caracas, aquel martes quedó grabado para siempre en las memorias de todos los que asistimos para ver y escuchar la virtuosa guitarra de Hammett, el bien trabajado bajo de Newsted, la machacante batería de Ulrich, y la inigualable voz acompañada por las seis cuerdas de Hetfield.

Fue un día muy especial, ver por vez primera a tu banda favorita no tiene precio, además, con el valor agregado de estar acompañado de viejos amigos del liceo con los que oímos tantas canciones Metallica, así como de otras agrupaciones de rock.

Las colas para entrar al Poliedro eran eternas, infinitas, por un lado estaban los que ya tenían sus entradas, y por el otro, aquellos que contaban con la esperanza de comprar la suya ese día. Se ofreció de todo, pude ver como un individuo estaba dispuesto a cambiar su auto por un ticket que le permitiera ingresar al concierto; pero quien se considera fanático, seguidor de Metallica, no entregaría nunca su boleto, ese día se convertiría en único e irrepetible.

En un reportaje de este concierto publicado en el diario “El Nacional” del 06 de mayo de 1999, la periodista Francismar Ramírez Barreto mencionó y cito: “A pocos minutos de la gran descarga, más hombres de negro mostraban aún en la puerta sus carteles “lo doy todo por la entrada”; “sí ya se cansó de esperar véndamela, no se arrepentirá”; “pago 180 mil Bolívares a quien venda su ticket, no importa si es en el baño”. Lo mejor es que al final el chido de los 180 mil pagó el equivalente a 60 Big Mac´s por presenciar los 135 minutos de batida de melena más felices de su vida”.

 Las puertas del Poliedro se abrieron a las 5:00 p.m. aproximadamente; tuve la oportunidad de ser uno de los primeros en ingresar; mientras la mayoría se dirigieron hacia la tarima para presenciar el concierto desde “la olla”,  pude visualizar un asiento ubicado en un punto medio, justo al lado izquierdo donde termina la zona VIP. Yo estaba claro de algo, quería ver y escuchar a Metallica, disfrutarlo en verdad, y no darme golpes con los demás. Se estiman que asistieron unas 12 mil personas, recuerdo que la gente llegaban casi haste el techo del coso de La Rinconada (como también se le conoce al Poliedro de Caracas), y créanlo, no es una exageración, así fue la cantidad de personas que asistieron a este histórico concierto, que el propio periodista Aníbal Pérez lo reseñó en su nota publicada el 06 de mayo en el diario “El Universal”:

“El Poliedro registró un lleno total, solo comparable a los niveles de audiencia que tuvo la banda Queen en la década de los ochenta”. Y es que vale la pena mencionarlo, este mítico recinto de la ciudad de Caracas ha recibido artistas como “The Jackson 5”, “Diana Ross”, “The Police”, “Van Halen”, “Iron Maiden”, “Saga”, “Marillion”, y esa noche le tocó a “Metallica”.

Cuando todo parecía estar listo Gillman y su banda se montaron para tocar cinco canciones, fueron ellos los encargados de calentar los motores, fue una media hora que sirvió para  aumentar la adrenalina. A las 9:00 p.m. ocurrió el “momentum”, se empezó a escuchar las melodías de “The Ecstasy Of Gold” del gran maestro Ennio Morricone, es el tema que indica el inicio del concierto de Metallica, había llegado ese instante tan esperado.

El cover del tema original de “Budgie” “Breadfan” fue el seleccionado por los “Cuatro Jinetes” para arrancar su poderoso recital. Esta pieza forma parte del “disco 2”del “Garage Inc”, el álbum más reciente que habían publicado para ese momento y el que estaban promocionando durante esa gira. La siguiente canción fue la mítica “Master of Puppets”, más de uno enloqueció, mucho más cuando se pudo oír la versión completa, y no la cortada como lo hicieron durante la gira de 1993.

Con el tercer track de la noche es que aparece el saludo de James Hetfield, se escucha ese aguerrido “Hola Caracas” (pero que sonó más bien a Hola Carracasss ¡¡¡) y comienza “Of Wolf And Man”. Constantemente la voz líder de la banda grita “ustedes nos hacen sentir bien”, y tenía que ser así, doce mil gargantas cantaron junto a él cada una de las canciones tocadas esa noche.

En la medida en que pasaban los minutos la emoción se multiplicaba, temas como “Fuel” y “Fight Fire With Fire” hicieron mover las cabezas a más no poder; mientras que “Nothing Else Matters” fue la que colocó el instante de calma, se dejó de lado los efectos de fuego del escenario para que fueran protagonista las luces de yesqueros y linternas que iluminaron todo el Poliedro.

Metallica tocó esa noche diecinueve canciones que jamás olvidaré, diecinueve momentos que estarán presentes toda mi vida, así como en la memoria de todos aquellos que gritaron y agitaron los cueros cabelludos en el Poliedro. Fuimos parte de cada una de esas notas musicales interpretadas por uno de los mejores grupos de heavy metal de todos los tiempos, aquella noche magistral del 4 de mayo de 1999 se entregaron en su totalidad los cuatro miembros de la banda, en especial James Hetfield y Jason Newsted, el entonces bajista de la agrupación.

El histórico Set List de esa noche fue: 1) Breadfan; 2) Master Of Puppets; 3) Of Wolf And Man; 4) The Thing That Should Not Be; 5) Fuel; 6) The Memory Remains; 7) Bleeding Me; 8) The Four Horsemen; 9) For Whom The Bell Tolls; 10) King Nothing; 11) Wherever I May Roam; 12) One; 13) Figh Fire With Fire; 14) Nothing Else Matters; 15) Sad But True; 16) Creeping Death; 17) Die Die My Darling; 18) Enter Sandman y 19) Battery.

Por disco: Una (1) del Kill ‘Em All; tres (3) de Ride The Lightning; tres (3) de Master Of Puppets; una (1) de …And Justice For All; cinco (5) de The Black Album; dos (2) de Load; dos (2) de ReLoad y dos (2) de Garage Inc.

A las 23 horas y 15 minutos de la noche, justo después de terminar de sonar “Battery”, James Hetfield gritó “¡ Muchas gracias amigos de Venezuela !”, las luces se encendieron y el concierto tan esperado llegó a su fin. Era la hora de salir de El Poliedro, los “panas” del bachillerato desparecieron frente a mis ojos, no sabiendo hacia dónde ir, tuve la suerte de tropezarme con dos colegas que ya estaban a las afueras del recinto, con ellos di marcha hacia la casa, no antes sin dejar de hablar de lo mágico, lo maravilloso, lo explosivo que fueron las dos horas y cuarto en las que Metallica mostró todo su poder.

 


Las fotografías son propiedad de Metallica, se encuentran en su página web en el resumen del concierto realizado en Caracas el 04 de mayo de 1999.

Una respuesta para “El histórico 4 de mayo de 1999 en el que “Metallica” conquistó Caracas para siempre”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s