“Jeff Buckley”: La voz que elevó para la eternidad un “Hallelujah”

El ya lejano 1994 fue un año muy convulso, podías oler esa capa espesa que estaba esparcida en el aire, esa que te hacia doler al respirar. Estábamos saliendo de la euforia que marcó buena parte del inicio de la década de los 90’s, para entrar en un momento donde se comenzó a difuminar las imágenes de la caída del Muro de Berlín, así como del fin de la Cortina de Hierro de la Europa del Este, parecía que aquel tren de la “globalización” que dejaba atrás aquel planeta dividido y amenazado por el hielo de la llamada “Guerra Fría”, no era tan maravilloso como algunos describían.

Los noticieros y la prensa escrita mencionaron que  la “guerra yugoslava” no era tan grave,  para la “mayoría” la paz se estaba logrando sin mucho costo; mientras en Ruanda ocurrió un genocidio que mostró los horrores que aún eran capaces de hacer los hombres ya finalizando el siglo XX; así como un jugador de fútbol de la selección de Colombia fue asesinado en su ciudad natal luego de convertir un gol en propia puerta en el Mundial de Fútbol jugado en los Estados Unidos; unos meses antes un gran ser humano abandonó este plano físico, el gran corredor de Fórmula 1 “Ayrton Senna” murió corriendo en el circuito de Ímola, Italia, ante los ojos de millones de personas que vieron la triste carrera por televisión; el béisbol de Grandes Ligas de los Estados Unidos fue suspendido debido a una huelga de peloteros; un atentado terrorista en Buenos Aires sacudió a Argentina y toda Latinoamérica; un bebe fue sacrificado por una secta llamada “Orden del Templo Solar” en Canadá, ya que ellos lo consideraban que era el anticristo; un avión comercial de Air France fue secuestrado en Argelia haciendo vivir al mundo horas de mucha angustia; y desde comienzos de 1994 Venezuela vivió una crisis bancaria que dejó a cientos de miles de personas sin sus ahorros, producto de la desesperación algunas de estas personas se quitaron la vida.

Ese mismo año Kurt Cobain se quitó la vida dejando un vacío en la música y en una generación que se movió dentro de los cimientos del grunge. Sin embargo, y como bien lo dijo Freddy Mercury, “The Show Must Go On”. El mundo continuó girando como los discos de acetato colocados sobre el plato, esos que fueron desapareciendo en esos años 90’s para ser sustituidos por el sonido digital registrado en los CD’s. Fue uno de esos “Compact Disc” publicados en 1994 que terminó de impregnar al planeta de melancolía, un álbum grabado y producido por un gran músico nacido en Anaheim el 17 de noviembre de 1966, que para buena parte del mundo era un total desconocido, su nombre es “Jeff Buckley”, y su joya que contiene diez excelentes piezas musicales se llama “Grace”.

“Jeff Buckley” tenía en su ADN la vibra de la música, hijo del cantautor de música folk Tim Buckley, de quien tomó esas bases para comenzar a construir su propio universo, escalando en la escena vanguardista de New York, mostrando así su gran capacidad para moverse entre el folk y el rock alternativo, siendo su gran carta esa potente voz que le permitía llegar a niveles difíciles de alcanzar por los vocalistas de ese momento.

El café Sin-é de Greenwich Village en New York fue el lugar donde “Buckley” mostró su talento a un público selecto, allí la gente de “Columbia Records” encontró este diamante pulido, con un brillo que llenaba de resplandor la caverna más oscura. En ese mismo mítico café donde la voz del gran cantautor se escuchó tantas veces, la mencionada disquera decidió grabar el primer EP de Jeff llamado “Live At Sin-é”.

Pero “Buckley” no desaprovecho el tiempo, acompañado de sus músicos, el bajista Mick Grondahl; y el percusionista Matt Johnson; trabajaron para producir su primer álbum, ese que se publicó en agosto de 1994 y que ya mencionamos su nombre: “Grace”. Este disco ha logrado tan gran impacto que esta incluido en un libro llamado “Albums: The Stories Behind 50 Years Of Great Recordings” publicado por “Thunder Bay Press” en el 2005.

Este álbum contiene un sonido celestial, es armonía desde el alfa hasta el omega, sientes que puedes navegar con la angustia sin caer en la desesperación, cuenta con notas melancólicamente esperanzadoras que llenan de alivio, acompañada de letras tan duras como “Last Goodbye”.

En este disco podemos encontrar tres canciones compuestas exclusivamente por Jeff como lo son “Lover, You Should’ve Come Over”, “Eternal Life” y la mencionada “Last Goodbye”. Coescribió dos con Gary Lucas, “Mojo Pin” y “Grace”; una con Michael Tighe como lo es “So Real”; y otra con sus músicos Matt Johnsson y Mick Grondahl llamada “Dream Brother”. Las otras tres piezas son “Corpus Christi Carol” de Benjamin Britten; “Lilac Wine” de James Shelton y “Hallelujah” de Leonard Cohen.

Es precisamente “Hallelujah” la canción más escuchada en la voz de “Jeff Buckley”, esta interpretación ha sido vista en “YouTube” más de 138 millones de veces, más que los videos que se pueden encontrar de esta magistral pieza cantada por su creador “Leonard Cohen”.

“Hallelujah” fue escrita y publicada por Cohen en el año de 1984, incluido en el álbum del músico canadiense llamado Various Positions. La letra es un poema basado en pasajes del libro sagrado de los judíos “La Torá”, en la que trata de dejarnos un mensaje relacionado con los sentimientos generados por la vergüenza de amar. Fue diez años después que se grabó y se dio a conocer la versión más exitosa de esta maravillosa composición, fue “Jeff Buckley” quien colocó sobre ella un aura mística, una energía que la envuelve, que hace penetrable hasta las rocas, que puede sacar lágrimas de las arenas del desierto.

El propio Buckley definió esta canción como “un orgasmo”, para el “no se trata de un homenaje a una persona adorada, a un ídolo o a Dios”, es un himno al amor y a su pérdida:

“Baby I’ve been here before. I’ve seen this room and I’ve walked this floor. I used to live alone before I knew you. I’ve seen your flag on the marble arch. But love is not a victory march, it’s a cold and it’s a broken hallelujah. (Cariño, estuve aquí antes. He visto esta habitación, he caminado en este piso. Solía vivir en soledad antes de conocerte. He visto tu bandera en el arco de mármol. Pero el amor no es una marcha de victoria, es un frío y roto aleluya)”.

Es una pieza sencilla pero imponente, Jeff Buclkey colocó su voz acompañándola solamente con los acordes que salen de su guitarra eléctrica, que parece más bien sonar como una acústica. Las nubes blancas producidas por el canto de Jeff hacen que puedas viajar en cada nota, puedes sentir que asciendes lentamente:

“Well there was a time when you let me know what’s really going on below, but now you never show that to me do you. But remember when I moved in you, and the holy dove was moving too, and every breath we drew was hallelujah. (Bien, había un tiempo en el que me permitías saber lo que realmente pasaba abajo, pero ahora nunca me lo muestras. Pero recuerda cuando me mudé a ti, y la paloma santa también, y cada respiro que hicimos fue aleluya)”.

En 1997, en la noche del 29 de mayo las aguas del Río Wolf se llevó a Jeff Buckley. Mientras cantaba “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin se adentró en aquel fuerte caudal que sorpresivamente lo arrastró, haciendo que su cuerpo apareciera cinco días después sin signos vitales. Jeff había viajado a Memphis para grabar su segundo álbum, pero esa facha del calendario solo escribió su ascenso a los cielos, su llevó a cabo su despedida de este plano, dejándonos su legado en ese gran álbum llamado “Grace” que llenó de resplandor un espeso año 1994:

“Well, maybe there’s a god above but all I’ve ever learned from love was how to shoot somebody who outdrew you. It’s not a cry that you hear at night, it’s not somebody who’s seen the light, it’s a cold and it’s a broken hallelujah. (Bien, tal vez haya un Dios arriba pero todo lo que he aprendido del amor fue como dispararle a alguien que te superó. No es un llanto lo que escuchas en la noche, no es alguien que ha visto la luz, es un frío y roto aleluya)”.

3 respuestas para ““Jeff Buckley”: La voz que elevó para la eternidad un “Hallelujah””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s