“Simulation Theory” de Muse: Un viaje por el tiempo para reencontrarnos con la realidad

¿La vida tal y como la conocemos en este mundo es real? ¿Será producto de una simulación creada por poderosas máquinas? ¿Acaso seré yo el que soy una simulación? Preguntas como estas y sus posibles respuestas pueden ser encontradas en el nuevo álbum de la banda británica de rock alternativo Muse, el cual fue publicado el pasado 09 de noviembre y que lleva por nombre “Simulation Theory”.

La “Realidad Simulada” aparece mencionada por primera vez en el libro de 1955 “El Túnel Bajo el Mundo” del escritor estadounidense Frederik Pohl, la cual fue trabajada formalmente como teoría en los escritos del investigador de la robótica, el austriaco Hans Moravec; y llevada al plano filosófico por el sueco Nick Bostrom, quien plantea el concepto de “riesgo existencial”, aquello que puede hacer desaparecer la vida inteligente en el planeta Tierra, destacando su preocupación por el rápido desarrollo de la inteligencia artificial y la amenaza que puede representar para los humanos en el futuro cercano.

Estas teorías y conceptos desarrollados por escritores, científicos y filósofos le dieron los elementos suficientes para que Matt Bellamy, voz líder de Muse, escribiera las once canciones que dan vida a su octavo álbum de estudio, el esperado “Simulation Theory”.

El disco abre con el tema “Algorithm”, la que es considerada por el propio Matt Bellamy como su canción favorita dentro de su más reciente álbum, así lo mencionó en una entrevista que le realizaron para Q Magazine y que apareció publicado el pasado 23 de octubre: “- Mi canción favorita del nuevo álbum es probablemente “Algorithm”, porque es una combinación interesante de sintetizadores retro y cosas futuristas”. Y la verdad es que la pieza es muy interesante, se puede sentir la fuerte presencia del sonido característico de la década de los 80’s, el sintetizador juega un papel clave en el desarrollo de la melodía. A partir del 01’20” comienza a tener un fondo que recuerda a uno de los éxitos que pertenece a la agrupación alemana Alphaville y que lleva por nombre Sound Like A Melody. Lo maravilloso es que la esencia de Muse está presente todo el tiempo, manejando muy bien la mezcla, haciendo que algunos seguidores de la agrupación británica comparen este track con Supremacy”, perteneciente a “The 2nd Law”.

“The Dark Side” es la segunda pieza del álbum, sencillo que fue dado a conocer el pasado 30 de agosto. El sonido tiene un aire ligero en el que se combina el final de la década de los 70’s y comienzos de los 80’s, se puede observar los colores  de “Heart Of Glass” de “Blondie”, apreciando líneas punteadas que dibujan una silueta funk, rellenado con una fuerza vocal donde Bellamy hace erizar la piel con el estribillo que tiene el propósito de estremecer los escenarios en donde se presentan a tocar en vivo. Quienes han escuchado esta canción la comparan con “Take a Bow” del disco “Black Holes & Relevations”. El líder de Muse dijo previo al lanzamiento de su nueva producción que estas dos primeras canciones tratan el tema de la lucha para escapar  del mundo distópico, huir de la matrix y las ansiedades producidas por esta.

Llega “Pressure”, el quinto sencillo que presentó Muse antes de lanzar el álbum. Cuando escuché por primera vez esta canción me conectó inmediatamente con una pieza de la agrupación Garbage, “Push It”, pero esto puede ser algo meramente personal. Se puede decir que la agrupación puso en esta composición el principal riff del disco, el cual se desliza sobre un ritmo que es llevado por instrumentos de viento, hasta que aparece la batería de Dominic Howard. Para destacar la guitarra así como el bajo de Christopher Wolstenholme.

Matt llegó a decir que “Pressure” la escribió mientras tocaba para la Dr. Peppers Jaded Hearts Club Band, una super agrupación que interpreta temas de The Beatles, y donde el líder de Muse es el responsable del bajo. Dice que no recuerda si el riff lo sacó del instrumento de las cuatro cuerdas o con las inferiores de una guitarra, lo que sí tiene claro es que ya hoy no se parece nada a la música de los de Liverpool. La canción trata sobre las presiones que uno puede tener, como la de componer una canción.

Cuando escuchas un disco por primera vez es muy difícil evitar comparar canciones, es algo automático que va ocurriendo en la medida que te dejas llevar por cada uno de los tracks. Con “Propaganda” es difícil no pensar en el Rey del Pop en sus mejores momentos, hay una atmosfera que recuerda a Michael Jackson, quizás se encuentra en el juego que hace con su voz Matt Bellamy; pero va más allá, musicalmente tiene ese sonido que hizo tan popular al creador de “Thriller”. La canción  cuenta además con una reacción propia y ubica algunos pasajes con una reconocida pieza de Muse llamada “Madness”.

Con “Pressure” y “Propaganda” se puede sentir un cambio importante en relación a las dos primera canciones del disco, aquí se deslizaron por sonidos que rompieran con lo plasmado al comienzo, hay toda una intención de experimentar por diferentes ritmos, y no encasillar el álbum por un solo camino, pero el peso principal lo tiene el uso de elementos musicales traídos de los 70’s, 80’s y 90’s.

“Break it to Me” aparece para traer un sonido más “comercial”, llegó el momento de adentrarse en las tendencias de estos tiempos. Se puede percibir ritmos orientales, el uso de sample, así como un final de DJ que aleja la canción del rock para meterse más en lo pop. La banda decidió experimentar a más no poder, y le dieron vida esta pieza que hace gritar a los extremos, generando sentimientos que digan la amas o la odias.

“Something Human” es una suave canción que recuerda una pieza de otra agrupación famosa de los 80’s, en esta caso hablamos de “Erasure” y su tema “A Little Respect”. La pieza fue presentado como sencillo el pasado mes de julio, la cual sorprende por su melosidad además de alejarse de lo que lo que normalmente hace Muse, pero hay que entender que las grandes bandas tienen el espacio para adentrarse en ciertas aguas con tranquilidad, sin miedo a la romper esquemas y caer en críticas por parte de sus seguidores.

Matt llegó a decir que “Something Human”  se trata de que “en el camino puede salir a relucir tu bestia interior, pero en esta canción tratan de dominarla y desear un retorno al lado humano”. La letra viene cuando uno se agota un poco por estar en la carretera durante demasiado tiempo, quieres volver a casa para tener una vida más normal después de estar viajando durante un par de años”.

Llega la segunda canción que Muse dio a conocer de este álbum, la poderosa “Thought Contagion”, otra de esas composiciones escritas con la intención de levantar el público que asiste a verlos a los grandes estadios. Bellamy explicó que la letra se basa en una teoría que dice que los pensamientos son contagiosos planteada por Richard Dawkins, quien explica en su libro que las ideas se pueden propagar como si fueran un virus, esto recibe el nombre de meme. El propio líder de la banda llegó admitir que la idea central de esta pieza está influenciada por los canales de televisión de noticias de los Estados Unidos, los cuales le hacían preguntarse si las emociones que sentía eran propias o producidas por estos programas.

Es momento de adentrarnos en el track ocho, el comienzo de “Get Up and Fight” es difícil comprender, es como un caramelo que busca acompañar un buen trago de whisky. Matt la describió como el “Starlight” de este álbum, aunque en lo personal creo que la diferencia es muy grande entre ambas. En esta grabación participó la artista pop sueca “Tove Lo”, que además de colocar su voz, fue traída por el productor Shellback para empujar la pieza a un sonido dance pop, la cual se desliza finalmente por una balada que no empalaga, pero desdibuja la idea de Muse. La letra trata sobre el cáncer que padeció el tío del líder de la banda.

“Blockades” llegó para subir el nivel, Muse nos trae una pieza que combina hard rock con Chopin, rememorando canciones memorables y ya convertidos en clásicos que se encuentran en los discos como “Black Holes & Revelations” y “The Resistance”. El solo de guitarra le da una fuerza aun mayor, sin duda una de las más mejores composiciones que encontraremos en el disco, cargada además de esa oscuridad que es iluminada por el brillo del talento de estos tres músicos.

En el año de 2017 Muse dio a conocer la primera canción que forma parte de este álbum, “Dig Down” fue presentada año y medio antes del lanzamiento del disco, generando muchas inquietudes en los seguidores de la agrupación británica. Cuando comienza recuerda a la ya mencionada “Madness”, es como si se tratara de una segunda parte, pero va exponiendo algunos elementos propios que le van dando su propia forma, el problema es que puede pasar desapercibido si no decides escucharla con detenimiento. Creo que al final fue una buena elección para dar a conocer el disco, bajando expectativas y después sorprender con todos los experimentos interesantes que estos tres músicos se atrevieron registrar en “Simulation Theory”.

El disco cierra con “The Void”, Muse vuelve aplicar su característico final suave, y lo hace de manera grandiosa, es una joya que pronto comienza a develarse mostrando su propio valor, un brillo especial que se va haciendo más grande en la medida que van pasando los segundos de esta interesante composición. El piano se vuelve el instrumento protagonista, sus notas de combinan con la voz de Matt para hacer estallar los fuegos artificiales que iluminaran el cielo al finalizar este interesante álbum. La letra es la que más se adentra a la “Realidad Simulada”, esa teoría que fue tomada para darle vida a su octavo álbum de estudio.

El cuarto oscuro que dejó su álbum anterior “Drones” cuenta ahora con una serie de luces, es iluminado por “Simulation Theory”, se puede ver a lo lejos una puerta que prefieres no abrir, porque te sientes complacido con lo encontrado aquí, es un disco que tiene subidas y bajadas, puntos muy altos que te cortan el oxígeno, así como instantes donde te sumerges en las aguas serenas para contemplar la maravilla de la música sin necesidad de hacer roncar la guitarra. Estamos frente a un disco que será referencia de Muse por atreverse a adentrarse en diferentes ritmos, la mayoría emblemáticos de décadas pasadas, así como tendencias más actuales, hasta el punto de romper por momentos con su propio estilo; pero sin perder la esencia que caracteriza a estos conspiradores del rock alternativo, quienes también tienen la duda de si son reales o son una simulación producida por una gran computadora.

Anuncios

4 Replies to ““Simulation Theory” de Muse: Un viaje por el tiempo para reencontrarnos con la realidad”

Responder a Isaac Abad Terán Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s