Montaña de Esperanzas

Soonatas

Las veces que me pregunto ¿Debo seguir en mi país o montarme en un avión para huir de esta locura? Termino mirando hacia “El Ávila”. No pasa mucho tiempo para que la calma se haga presente en mi mente, inicio la subida a la energética montaña ubicada al norte de nuestra querida pero por momentos odiada Caracas. El ascenso es a través de los recuerdos de tantos recorridos realizados por varios senderos del originario “Waraira Repano”. Llego a la paz de Pico Occidental, y veo la postal de la ciudad, tan quieta a lo lejos, tranquila como las hojas de los pocos árboles que están en la cima, que apenas se mueven con la suave brisa que se presenta antes de que lleguen las nubes a ocultar la metrópolis que abajo está.

De seguro te ha pasado muchas veces que escuchas por un tiempo una canción sin hacer el mínimo…

Ver la entrada original 786 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s