“Fields of Gold”: Líneas cromáticas de un lugar lleno de pasión

Muy cerca donde las olas del mar van cantando su historia de sábado por la mañana puedo verte caminar dándole la espalda al sol, ahí va esa mirada que parece definida, seguramente con los pensamientos conectándose con los míos. Si tomas un poco de aire sentirás que aún está muy fresco el olor de nuestro primer encuentro la noche del viernes, el destino nos tenía preparado un lugar y una hora, fue todo cronometrado sin la necesidad de que se movieran las agujas del reloj.

Con cada haz de luz que va tocando el color del mar y la arena se refuerza el brillo de tu dorada cabellera, cada uno de tus largos hilos van libres moviéndose con la suave brisa a la misma dirección de las palmeras, tus huellas se van grabando en mi cuerpo inquieto que espera por esa intensa mirada, aún es temprano y la esperanza apenas está amaneciendo.

Sin palabras aun pronunciadas una promesa apasionada se escribió sobre tus labios humedecidos, el aliento cálido fue encendiendo los viejos leños secos que esperaban por la chispa que los hiciera  lumbre, así apareció la luz sobre esos ojos misteriosos e inocentes, la canela de tu cuerpo llenó de fragancia el poco oxígeno consumido en cada roce sugerido, nuestros mundos se detuvieron por largos segundos.

Aun hoy tu voz es silente, solo puedo leer las líneas de tu cuerpo que se mueven de espaldas al sol, caminando suavemente sobre esa arena donde comienza a jugar la luz y la sombra, tus pasos libres evitan tocar el mar que llega hasta la orilla, y esa mirada aun contempla el oeste seguramente reviviendo los momentos dorados en que nos consumimos bajo el fuego de la  medianoche.

Esos instantes fueron acompañados por la hermosa canción compuesta por Sting y que lleva por nombre “Fields of Gold”, ese sonido especial que sale esa guitarra que se desliza como el fino satén, que va haciendo del clima suavemente cálido; cuenta con una ternura eterna, es viento que sopla bajo la mirada de un alegre sol.

Esta pieza “dorada” pertenece a “Ten summoner’s tales”, el cuarto álbum de estudio publicado por Sting como solista, por allá en el año de 1993. Fue uno de los sencillos que se publicó para promocionar este interesante disco, del que se vendió más de diez millones de ejemplares en todo el planeta, y como dato curioso, fue el primer artículo comprado de forma segura a través de Internet un 11 de agosto de 1994, ese “CD” implicó una transacción  por $US 12,48 más gastos de envío.

“Fields of Gold” combina en su letra sentimientos que Sting estaba viviendo en ese momento, ese amor los mezcló con los colores que este percibió en un lugar cercano a su casa de campo, en ese espacio mágico el músico británico se dejó llevar por los maravillosos atardeceres en los que al bajar la luz sobre los grandes campos de cebada crea grandes mantos dorados, por cierto, mucho de ese cereal es el usado para preparar el “agua de la vida” que los escoceses llaman whisky.

“You’ll remember me when the west wind moves upon the fields of barley. You’ll forget the sun in his jealous sky as we walk in the fields of gold. So she took her love for to gaze awhile upon the fields of barley. In his arms she fell as her hair came down, among the fields of gold. (Recordarás cuando el viento del oeste sople sobre los campos de cebada. Olvidarás el sol en su celoso cielo mientras caminamos en campos de oro. Así que ella tomó a su amor para mirarlo un momento sobre los campos de cebada. En sus brazos cayó con su pelo suelto, entre los campos de oro)”.

El señor Paul McCartney declaró en una oportunidad que había quedado encantado por esta composición de Sting, al punto que dijo –Me gustó “Fields Of Gold” de Sting, y pensé: ya sabes, debería haber escrito eso. ¿Cómo se atreve?-”. Esto ocurrió en julio de 2018, durante una sesión de preguntas y respuesta realizada por estudiantes del Instituto de Artes Escénicas de Liverpool y moderado por el líder del grupo Pulp, Jarvis Cocker, allí uno de los míticos fundadores de “The Beatles”, creador de grandes obras como Eleanor Rigby, respondió también de manera jocosa a la pregunta ¿Le había expresado esto a Sting?: – “Sí, le dije: robaste mi canción. Pensé que era una buena idea, ¿Sabes?”.

Sting tuvo la oportunidad de dar su opinión a través de un twitter al saber de esta declaración de McCartney durante esta entrevista: –“Hay más que unas pocas de Paul que desearía haber escrito. Escuchar esto de alguien a quien le debo mi vida es muy especial. Gracias, Paul”.

Aquellas líneas apasionadas e inspiradoras que Sting plasmó en “Fields Of Gold” robaron el suspiro de muchos amantes de la música, incluso del propio Paul McCartney, conectándonos con lugares, momentos, instantes de un tiempo que por siempre se mantendrán vivos:

“Will you stay with me, will you be my love among the fields of barley? We’ll forget the sun in his jealous sky as we lie in the fields of gold… Feel her body rise when you kiss her mouth among the fields of gold. I never made promises lightly and there have been some that I’ve broken, but I swear in the days still left we’ll walk in the fields of gold… (¿Te quedarás conmigo, serás mi amor entre los campos de cebada? Olvidaremos el sol en su celoso cielo mientras caminamos en campos de oro… Siente su cuerpo elevarse cuando besas su boca entre los campos de oro. Nunca hago promesas a la ligera, y hay algunas que he roto, pero juro por los días que me quedan que caminaremos en campos de oro…)”.

11 respuestas para ““Fields of Gold”: Líneas cromáticas de un lugar lleno de pasión”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s