Un agujero por donde se fue “Peace In The Heart”

Ella se apropió de tu corazón desde el momento en que percibió tu presencia en ese terreno inhóspito, fue tan simple, instintivamente ella te midió los pasos para esperarte hasta el momento justo en que su mirada impactará ante tus ojos distraídos, fue una colisión de consecuencias incalculables, tumbó los muros de contención, esos que levantaste con esfuerzo para evitar el dolor.

Aquellos cristales frente a sus ojos permitieron observarte mejor, pudo sentir tu aroma a criatura salvaje escondida bajo este traje Armani, entendió que eres débil ante la carne, que te derrites ante los largos lacios azabaches, que tu racionalidad es solo una fachada para poder vivir en una ciudad automatizada, donde el subterráneo marca el ritmo de sus monótonos habitantes diurnos.

Ese vestido azul colocado sobre la blanca piel la hace ver angelical, ella es capaz de abrir sus alas para volar hacia la inmensidad, después de conquistar tu atención y capturar tu corazón,  sacará de su naturaleza su capacidad de ardid para jugar con tus ventrículos pasándolos de izquierda a derecha, sentirás el ahogo producido por el vino que aún no sale de la oscura botella.

Tu corazón dejó de ser un órgano al servicio de tu cuerpo, ahora es una prenda de colección que ella modelara a los jueces pegados a la pantalla de su móvil, lo hace con su sonrisa silente, esa que va envolviendo tus oídos para que nunca olvides el sonido de la desilusión, es el empujón para caer sobre la barra y sus copas vacías, para botar todo los grados consumidos por el dolor.

En el año 2013 la banda danesa “Kashmir” publicó su séptimo álbum de estudio cuyo nombre es “E.A.R.”, una producción interesante pero al mismo tiempo difícil de digerir, Kasper Eistrup hizo que su música viajara dentro de un espacio en el que pudiera experimentar con diferentes sonidos, dando un giro a los métodos de composición que usaron en su discos anteriores. En lo personal me costó entrar a varias de las canciones que le dan vida a este trabajo grabado en la ciudad de Copenhague, sin embargo, hay una de ellas que atrapó inmediatamente mis “papilas auditivas”, se llama “Peace In The Heart”, llega ser todo un viaje por una historia de amor y desamor acompañado por unas melodías envolventes.

“Peace In The Heart” quiere entrar con sonidos experimentales usados por la banda en este álbum, pero  la magia de las guitarras, bajo y batería son las que se adueñan de la escena, se puede disfrutar de la música que ya plasmaron en su álbum de 2010, “Trespassers”. Inicia con unos efectos que no terminan de encajar con lo que está por venir,  luego llega el suave tiempo marcado por la percusión de Asger Techau, las cuerdas comienza a vibrar para contar una historia que comienza esperanzadora hasta que se va por un orificio que parece perdido:

“There’s a hole in the sky that she saw as we were walking by. I wonder if that’s what you saw that’s gone? And if it’s anything left for me, then we took the first train to the opposite side of town. Got up on a street where nobody knows us and then took off with no sign. Remember when it was just me and you and time. When we’re gonna sleep somewhere down along the line siscussing our options on how to get some more wine, there was peace in the heart (Hay un agujero en el cielo que ella vio cuando estábamos caminando. Me pregunto ¿Eso es lo que viste? ¿Se ha ido? Y si me queda algo, tomamos el primer tren al lado opuesto de la ciudad. Me subí a una calle donde nadie nos conoce y luego despegamos sin señales. Recuerda cuando solo fuimos yo, tú y el tiempo. Cuando vamos a dormir en algún lugar a lo largo de la línea discutiendo nuestras opciones sobre cómo obtener un poco más de vino, había paz en el corazón)”.

La mayoría de las letras de este disco se mueven por la delgada línea de un corazón herido, una separación ha ocurrido y es difícil llenar ese vació, dejar atrás el dolor causado por ese no deseado adiós:

“This hole in the earth and the truth lost between every word. I wonder if that’s where our soul has gone… And if it will ever return And yes I’ll try to go to sleep, and sing away the amber dream, and then if we would set ‘em off, and there’s no peace inside my heart. There’s no peace in my heart. (Este hoyo en la tierra y la verdad perdida entre cada palabra. Me pregunto si es allí donde nuestra alma se ha ido… Y si alguna vez volverá, y sí, intentaré irme a dormir, y cante el sueño ambarino, y luego, si los apagáramos, y no hay paz dentro de mi corazón… No hay paz en mi corazón)”.

“Peace In The Heart” es una composición realizada en su totalidad por el vocalista y guitarrista de la agrupación Kasper Eistrup, siendo la canción más rockera del álbum, en la cual se lanzan unos compases maravillosos con el instrumento de las seis cuerdas, así como un buen manejo del bajo que hace palpitar ese corazón que busca paz. El sonido transita por atmosferas que recuerdan por momentos al U2 de Achtung Baby, pero no duden por un segundo de que se trata de Kashmir, su marca se encuentra en esas melodías con las que van cerrando esta sentida pieza, tienen esa carga de nostalgia, las que caminan por las calles acompañadas por cielos grises y pequeñas garuas que llenan de pequeñas gotas todo lo que te rodea, el clímax que se monta sobre los rayos de sol del atardecer, esos colores que descienden temprano o tarde sobre los Mares del Báltico y del Norte, mientras estos notas suenan vas contamplando su despedida sintiendo un soplo vacío en el lado izquierdo del pecho.


Imagen tomada del concierto acústico realizado por Kashmir para la tv NOIR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s