“Planet Hell”: Este mundo no está listo para una nueva “Arca”

El suelo empieza a crujir, las grietas se abren sin pedir permiso, mientras el cielo se tiñe de rojo incandescente. De lo más profundo de la tierra sale la lava que purificará del veneno que corre por los jardines de acero levantados por los hombres egoístas, los que desean ver arder a todo aquel que está más allá de sus fronteras,  los que quieren ver caer todo lo que es alimentado por la fe.

El músico y miembro fundador de “Nightwish”, Tuomas Holopainen, colocó sobre el pentagrama una melodía recia, cargada de rabia que permita drenar ira y frustraciones acumuladas como consecuencia  de los horrores que están ocurriendo en nuestro planeta, sentir el terror producido por los hombres en el campo de batalla, así como sobre los bosques y selvas explotados pensando en la riqueza de unos pocos.

Así nace en el año 2004 “Planet Hell”, el cuarto track del quinto álbum de estudio de “Nightwish” llamado “Once”, el que viene a ser el último disco grabado por Tarja Turunen como voz líder de la banda. La canción comienza con esa introducción orquestal que nos tiene acostumbrado Holopainen, mientras se va escuchando un coro que nos recuerda prácticas ritualistas de pueblos originarios, una especia de llamado espiritual, donde la batería de Jukka Nevalainen dice presente para que los latidos de los corazones se aceleren rápidamente, es el poder de la percusión.

Marco Hietala se encarga de cantar las primeras líneas para preparar el terreno a Tarja. El bajista de la agrupación toma más protagonismo en este álbum, se puede percibir como le imprime esa fuerza, su voz viene montada sobre la ira que alerta  por lo que está ocurriendo en la Madre Gaia:

“Denying the lying, a million children fighting for lives in strife, for hope beyond the horizon. A dead world, a dark path, not even crossroads to choose from. All the bloodred, carpets before me. Behold this fair creation of god! My only wish to leave behind all the days of the earth this everyday hell of my kingdom come. (Negando la mentira, un millón de niños luchando por vidas en conflicto, por esperanza más allá del horizonte. Un mundo muerto, un oscuro camino, ni siquiera encrucijadas entre las que elegir. Toda la roja sangre, alfombras ante mí. ¡Contempla esta creación justa de Dios! Mi único deseo es dejar atrás todos los días de la Tierra, este infierno cotidiano de mi reino llegar)”.

Marco y Tarja le dan fuerza a esta pieza, su interpretación es sentida, hay todo un deseo de que sean escuchados, una alerta por lo que está pasando y las consecuencias que nos va a dejar:

“My first cry neverending all life is to fear for life you fool, you wanderer, you challenged the goals and lost. Save yourself a penny for the ferryman, save yourself and let them suffer in hope, in love. This world ain’t ready for the ark… Mankind works in mysterious ways. Welcome to my planet hell! (Mi primer lloro es interminable. Toda la vida es para temer por la vida. Tú, idiota, vagaste, desafiaste a los dioses y perdiste. Ahórrate un penique para el barquero. Sálvate a ti mismo y déjales sufrir en la esperanza, en el amor. Este mundo no está listo para el Arca… La humanidad trabaja de formas misteriosas. ¡Bienvenido a mi mundo infernal!)”.

Al momento en que Hietala grita el “Welcome to my planet hell!” comienza una descarga intensa en la Holopainen saca chispas de sus teclados, empieza a sacudirse todo con fuerza, la guitarra Emppu Vuorinen tiene una energía baja, diferente a la de otras piezas, pero llega colocar esa atmosfera de tensión ante lo que está ocurriendo.

“Planet Hell” llega a ser tan pesimista en su letra que ante una posible destrucción de la humanidad como consecuencia de sus propios errores, llegan a afirmar que en esta oportunidad no se contará con un “Arca” que nos pueda salvar, haciendo referencia al pasaje del Antiguo Testamento del “Arca de Noé”, la que permitió garantizar la vida de mujeres, hombre y animales después de pasar el diluvio universal avisado por Dios.

Esta canción es una de las varias que en este álbum “Once” tiene un estilo mucho más metal gótico, reduciendo un poco el sonido sinfónico para dar más protagonismo a las maravillas que salen de guitarra, bajo y batería. Quizás por esto sigue siendo el disco más vendido de la banda a nivel mundial.

Vale la pena escuchar esta pieza, así como todo este álbum, quizás no es tan profundo como el su anterior Century Child, pero cuenta con un sonido más metalero que le permitió adentrarse en un mayor número de personas, además de convertirse en un disco de culto por lo que ya se mencionó anteriormente, es el último trabajo en estudio con Tarja Turunen.

Ojala la mayoría podamos escuchar con mucha atención el mensaje que plasmó Tuomas Holopainen, y que un tiempo no muy lejano no sea necesario  tener que buscar un Arca que nos permita sobrevivir al desastre que estamos provocando en nuestro azul planeta.


Ilustración de Yiannis Kostavaras. https://www.flickr.com/photos/34802113@N07/3463931278

 

2 respuestas para ““Planet Hell”: Este mundo no está listo para una nueva “Arca””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s