“Timer After Time”: Una forma sencilla de decir aquí siempre estaré

Si algo tiene de especial la música de la década de los 80’s es que varias de las canciones realizadas en esos años cuentan con una enorme sencillez, nada de sobrecargos y adornos; además de estar acompañada por una transparencia que permite que la luz viaje libremente cortando todo intento de oscuridad. Para una muestra de ello viajaremos por la hermosa balada escrita por Cyndi Lauper y Rob Hyman llamada “Timer After Time”.

Traer a mi mente los recuerdos que acompañan a esta canción es deslizarme por la inocencia de la niñez, días que transcurrieron con la brisa marina, nadando en una agradable piscina, y en las noches acompañar a mi primo y sus amigos a escuchar los éxitos que se adueñaban de las estaciones de radio en ese momento; es así como aparece Cyndi Lauper y su “Timer After Time”, para llenar de calma y belleza las noches despejadas de Tanaguarena.

La pequeña y estrambótica cantante nacida en Nueva York ya contaba con 30 años cuando debutó como solista lanzando el álbum “She’s So Unusual”, título que seguramente es su autodefinición, algo muy evidente a la vista por su particular apariencia de su vestimenta y peinado, así como en lo auditivo, al escuchar lo expresado en cada una de sus letras. Este disco le permitió alcanzar la cima gracias a sus dos primeros singles, “Girls Just Want To Have Fun” fue estrenado en septiembre de 1983, y “Timer After Time” fue presentado como sencillo en enero de 1984.

Magníficamente sincera es la mejor forma de definir “Timer After Time”, tal como lo hizo Scott Floman de la revista Goldmine. Para mí es una canción directa, totalmente abierta, expresando sentimientos puros que llegan directo a cualquier corazón que necesite expresarse para no ver alejar a su amor:

“Lying in my bed I hear the clock tick, and think of you. Caught up in circles, confusion is nothing new. Flashback warm, nights almost; left behind, suitcases of memories, time after. (Recostada en mi cama escucho el tic tac del reloj, y pienso en ti. Retenido en círculos, la confusión no es nada nuevo. Escena en retrospectiva, noches cálidas; casi dejadas atrás, valijas de recuerdos, tiempo después”.

Cyndi Lauper y Rob Hyman fueron los que escribieron esta canción en los tiempos libres que tuvieron en el estudio de grabación, una letra autobiográfica  en la cual la cantante nacida en el barrio de Queens en 1953 expresó lo vivido en ese momento, y que contó con el propio Hyman como segunda voz. El título fue tomado de una película de 1979 que lleva el mismo nombre basada en la novela “La máquina del tiempo” de H.G. Wells.

“Sometimes you picture me, I’m walking too far ahead. You’re calling to me, I can’t hear what you’ve said, then you say go slow. I fall behind. The second hand unwinds. If you’re lost you can look and you will find me, time after time. If you fall I will catch you I’ll be waiting, time after time. (A veces tú me imaginas, estoy caminando demasiado lejos. Tú me estás llamando, yo no puedo escuchar que me dijiste, entonces dices ve despacio. Yo me quedo atrás. La segunda mano desenvuelve. Si estás perdido puedes buscar y me encontrarás, una y otra vez. Si te caes te agarraré, estaré esperando, una y otra vez)”.

Esta canción se ha convertido en un icono de los años 80’s, una balada que sigue sonando con fuerza en las emisoras de radio comerciales de estilo adulto contemporáneas, siendo esto posible gracias a esa sencillez que la caracteriza, y una carga de sinceridad que cautiva hasta el más duro:

“After my picture fades and darkness has turned to gray, watching through Windows, you’re wondering if I’m OK. Secrets stolen from deep inside, the drum beats out of time. (Después de que mi figura se marchita y la oscuridad se convirtió en gris, mirando a través de ventanas, tú te preguntas si yo estoy bien. Secretos robados en lo más profundo, el tambor suena fuera de tiempo)”.

Cyndi Lauper se convirtió en un icono de la penúltima década del siglo XX, su imagen fue una de las que causó mayor furor en la naciente MTV, pero lo más importante fue su estilo musical que rápidamente se adueñó de las emisoras radiales, haciendo que su primer disco alcanzara ventas que superaran los seis millones en ventas, y “Time After Time” fue su segunda carta de presentación, una más dulce, sin carga de rebeldía, pero sí con un llamado a no dejar perder el amor verdadero, como el que se puede dar entre madre e hijo, como también el que nace de la pasión de una pareja.

 “Time After Time” se convirtió en una canción trascendental, una pieza que sonó, suena y sonará por siempre, porque todos los que venimos a este mundo esperamos ser encontrados una y otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s