La profundidad hecha Metallica: “… And Justice For All”

Entrar en las aguas de “… And Justice For All” y nadar en ellas es adentrarse en la inmensidad, en la profundidad, y en un torbellino. El tiempo en que la cuarta producción de Metallica comienza a tomar forma estuvo golpeado por situaciones inesperadas, y necesidades de cambios provocadas por un empujón obligado.

El nuevo disco de la poderosa banda de thrash metal tenía que nacer sin la compañía de Cliff Burton, físicamente ya no estaba el gran bajista, no estaba los consejos de quien los hacia profundizar musicalmente, el bohemio, el gran amigo. El vacío se hará sentir en cada uno de los rincones del estudio One On One de California, e incluso en la producción final del álbum, porque Lars Ulrich decidió desaparecer el sonido del bajo registrado por el nuevo miembro de Metallica: Jason Newsted.

Este punto se convierte en uno de los epicentros del disco, al no estar Cliff Burton parece que la decisión más más fácil es esconder el sonido del bajo ¿Por respeto al amigo que se fue? ¿Por miedo a la reacción de los fans de la banda ante el nuevo bajista? ¿Ulrich y los demás integrantes dudaban de la capacidad de Newsted? Llenar el espacio dejado por Burton es imposible, por eso lo más honesto era dejar que Jason trajera su propia esencia, por su puesto, adaptado al estilo propio ya consagrado de Metallica.

“… And Justice For All” dio sus primeros pasos bajo la producción Mike Clink, reconocido por su labor en el exitoso disco Appetite for Destruction de la banda californiana Guns N’ Roses. Ulrich y Hetfield no se sentían satisfechos, parece que muchos cambios juntos no eran posibles, por lo que decidieron prescindir de sus servicios y llamar a un viejo conocido, Flemming Rasmussen, responsable del sonido de los dos discos anteriores de Metallica.  Este es el segundo punto de quiebre en este álbum.

Rasmussen partió prácticamente de cero, el llego a decir en su momento: – “Recibí una llamada de Lars en la que me pedía que fuera de inmediato porque había enormes problemas. La banda quería terminar este disco lo más pronto posible, pero se había atorado en el estudio”. Preocupado por los cambios que podría encontrar a raíz de la muerte de Cliff, el mencionó: – “Burton era uno de los mejore bajistas en su campo, estaba muy loco. Pero Jason Newsted tiene sus propias virtudes con las cuales yo podía trabajar. Lo que había cambiado realmente era la organización de la agrupación, Lars y James tenían más autoridad. Ellos tomaban las deciones”1.

De las mezclas de Clink sólo se conservaron algunas baterías de “The Shortest Straw” y “Harvester Of Sorrow”, y los covers “Breadfan” y “The Prince”2.

James Hetfield decidió ver noticas a través de cadenas como CNN para de ahí sacar versos que dieran vida a canciones con una marcada crítica política y social, es el final de la década de los 80’s y el mundo vive una gran crisis económica y moral, hay una necesidad de gritar al mundo lo que está pasando, para que los jóvenes puedan reaccionar y cambiar el curso de la historia.

Con la creación, grabación y edición de cada una de las canciones fue tomando forma un álbum conceptual, y con el comienza a emerger la figura de “Doris”, la representación de una justicia atada, violada, desigual, corronpida, que se está rompiendo y sus pedazos van cayendo sobre nosotros recordándonos el peso de ella. Así nace la caratula del disco, una idea plasmada por Stephen Gorman que quedo eternizada en ese arte que nos invita a escuchar los nueve tracks que le dan vida.

El tercer punto de quiebre es la necesidad de la banda de hacer un cambio en relación a sus tres discos anteriores, decidiendo entrar en una complejidad y experimentación que los llevó a los excesos de lo que se puede definir como rock progresivo.

Metallica hizo un álbum difícil de digerir, en una primera bocanada no se puede apreciar como se debe, es necesario entrar y salir de su sonido más de una vez, se debe sumergir muchas veces en estas aguas para que guste y se pueda dominar sus olas. Flemming Rasmussen contó que – “la banda quería un cierto estilo en ese momento y consiguieron exactamente lo que querían. Los cuatro pensaban que estaban haciendo algo brillante. Pero una vez que el disco estuvo terminado, se quedaron con la sensación de que, después de todo, no era lo que querían…”

¿Qué esperaba Metallica de este disco? Deben reconocer que ocultar el sonido del bajo en la mezcla final le quitó mucho de la esencia de lo que hacia la banda, además, se lanzaron en una complejidad mayúscula, es como si desearan hacer varias canciones como “Master Of Puppets” pero más intrincadas, tratando de crear una sensación laberíntica de la que no se puede salir; pero fueron ellos los que terminaron siendo las víctimas de su propio deseo, pero con un final muy positivo, contaron con el álbum que le dio las mayores ventas hasta ese momento, ingresando por primera vez a la lista del top ten de Billboard, también alcanzando importantes posiciones en Reino Unido, Suecia, Noruega, Finlandia y Suiza; también ganaron su primer Grammy, y de alguna manera los llevó a grabar por primera vez un vídeo clip, para enrumbarse a su primera gira como banda principal.

La canción que le da el nombre al álbum es quizás junto con “The Frayed Ends Of Sanity” las piezas más enrevesadas del disco, hasta el punto de que no son de las incluidas en los setlist de sus conciertos, sin embargo “… And Justice For All” cuenta con varios elementos que la convierten en una magistral pieza musical. Tiene ese inicio melódico que ya de entrada la hace hermosa, para pronto volverse pesada, oscura, rompedora de concreto y metal.

“Halls of justice painted green, money talking. Power wolves beset your door. Hear them stalking, soon you’ll please their appetite, they devour. Hammer of justice crushes you, overpower. The ultimate in vanity, exploiting their supremacy. I can’t believe the things you say, I can’t believe, I can’t believe the price you pay. Nothing can save you. (Salas de la justicia pintadas de verde, el dinero habla. Los lobos del poder están en tu puerta. Escúchalos acechar, pronto vas a satisfacer su apetito, ellos devoran. El martillo de la justicia te aplasta, te domina. Lo último en vanidad, explotando su supremacía. No puedo creer las cosas que dices, no puedo creer, no puedo creer el precio que pagas. Nada puede salvarte)”.

En Estados Unidos existe un Juramento a la Lealtad o de la Bandera que se suele pronunciar en la Escuelas Públicas cuando se iza el pabellón de ese país, el cual dice en castellano “Juro lealtad a la bandera de los Estados Unidos de América y a la república a la que representa, una nación, bajo Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos”, justo son esas últimas palabras la que dan vida a la canción y al cuarto álbum de Metallica, las que tomaron para lanzar las más agudas críticas a un sistema que se viene derrumbado por su propio peso, por prácticas marcadas por la corrupción y las ansias de poder:

“Justice is lost, justice is raped, justice is gone. Pulling your strings justice is done. Seeking no truth. Winning is all. Find it so grim, so true, so real. (La Justicia está perdida, la justicia es violada, la justicia se fue. Tirando de tus hilos la justicia está terminada. No buscan la verdad. Ganar lo es todo. Lo encuentro tan terrible, tan cierto, tan real)”.

Musicalmente “… And Justice For All” cuenta con un sonido atronador, la batería de Lars Ulrich se destaca, los cambios constantes que hace James Hetfield abren el camino a la mágica guitarra de Kirk Hammett, y si llegan a escuchar las versiones en vivo de esta pieza en donde le bajo es tocado por Robert Trujillo se darán cuenta el cambio tan grande que le da el sonido de este importante instrumento. Mientras esta pieza fue tocada en la gira Damaged Justice “Doris” se va derrumbando, sus pedazos caen sobre el escenario, la imagen de la justicia ciega es acabada  por las ambiciones personales, y de esto se trata este gran tema.

Lars Ulrich llegó a decir que “… And Justice For All” –“recorre diferentes aspectos en su camino, es un bonito tempo vivaz la mayor parte, pero es algo distinto para nosotros, ya que el riff principal está centrado en ese extraño ritmo de batería que inventé en el estudio de ensayos. Su letra trata de los sistemas de los juzgados donde parece que ya a nadie le importa encontrar la verdad. Está volviéndose una situación de abogado contra abogado, donde el mejor, “el más caro”, puede alterar la justicia de la manera que quiera”.

Mientras “Doris” se sigue derrumbando fuera de los escenarios, “…And Justice For All” sigue siendo un disco que lleva a los seguidores de Metallica a los extremos, hay quienes aman este álbum, hay quienes le desagrada, así como hay más de uno, en donde me incluyo, que esperamos una remasterización del álbum rescatando el sonido del bajo, poder oí cada canción como debe ser, y darle el verdadero reconocimiento a Jason Newsted quien ya había demostrado su calidad en el $5.98 E.P. Garage Days Re-Revisited grabado un año atrás.

Si quieres navegar por las demás piezas del álbum te invito a leerlas y escucharlas:

____________________________________________

  1. DOME Malcolm & WALL Mick. The Complete Guide to the music of Metallica.
  2. RECIS Matías, GAGUINE Daniel. Metallica: Furia, Sonido y Velocidad. 2013.

10 respuestas para “La profundidad hecha Metallica: “… And Justice For All””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s