“The Frayed Ends of Sanity”: El horror contado en una pieza de metal progresivo

En una noche fría y lluviosa del 28 de mayo de 2014 en la hermosa y cautivadora ciudad de Helsinki, la todopoderosa banda “Metallica” tocaba por primera vez la canción “The Frayed Ends of Sanity”, sin recortarla o empatarla con otros temas como lo había realizado en giras anteriores, un momento histórico que quedó registrado tanto en vídeo como en audio.

Este gran momento fue posible gracias a los asistentes a acudieron a ese concierto que formó parte de la gira “Metallica By Request”, su votación hizo posible que esa noche “Los Cuatro Jinetes” tocaran la compleja pieza ante unos aficionados que conocen a profundidad la música de la banda.

Los metaleros finlandeses aprovecharon la gran oportunidad que les fue otorgado, como a todos aquellos que adquirieron su boleto para ser testigos de este acontecimiento, presenciar en cada uno de los escenarios donde se montó Metallica durante esta gira, está en la cual los fanáticos pudieron elegir por primera vez una canción para ser escuchar en vivo en estos conciertos; siendo los fineses quienes se la pusieron difícil a James Hetfield y demás miembros del grupo, pidiendo este debut, el cual cumplieron al interpretar  esta canción que hasta ese momento solo se había escuchado algunos fragmentos en varios escenarios.

 “The Frayed Ends of Sanity” es una pieza compleja de principio a fin, arranca con una guitarra tenebrosa, una batería lenta pero oscurecedora que retumba en toda la composición, y un coro que se parece a los cantos de los guardianes de la Bruja Malvada en El Mago de Oz de Lyman Frank Baum. Estamos frente al grito de James Hetfield pidiendo que sea liberado de la locura, que puede ser en sí mismo la cordura atada por un sistema que empuja a la miseria y a la autodestrucción:

“Never hunger, never prosper. I have fallen prey to failure. Struggle within triggered again. Now the candle burns at both ends twisting under schizophrenia, falling deep into dementia. Old habits reappear, fighting the fear of fear. Growing conspiracy, everyone’s after me, frayed ends of sanity. (Nunca hambre, nunca próspero. He caído como presa al fracaso. La lucha interna activada otra vez. Ahora la vela arde en ambos extremos torciéndome bajo la esquizofrenia, cayéndome profundo en la demencia. Los viejos hábitos reaparecen, luchando al miedo del miedo. Conspiración creciente, todos están después de mí, los alarmantes finales de la locura)”.

Cuando escuchas esta canción por primera vez es difícil de digerir, se vuelve tan espesa que no hay forma de pasarla por la jeringa que hace que la música llegue a tus venas en forma líquida, para que pueda entrar a tu cerebro y crear los escenarios plasmados por su autor en una hoja llena de rayas remarcadas que prácticamente desgarran el papel en pedazos imperceptibles, en realidades mitológicas cargadas de iras del pasado.

Para Lars Ulrich este tema “en un poco más musical e intrincado que la mayoría de las otras canciones del álbum …And Justice For All. Tiene una parte media melódica bastante larga con un montón de cambios y unos riffs de pelo. En general, es una cosa con un paso medio, pero por pesado deberás escucharla un par de veces para agarrarle la onda”. Así aparece reseñada esta cita en la biografía de la banda escrita por Malcolm Dome y Mick Wall.

Es una macabra canción que destierra miedos de un hombre que parece estar en el medio de la locura producida por conspiraciones reales, que están a tu lado, que se infiltraron en tu vida, que forman parte de un sistema que te empuja al abismo, aparentemente sin la posibilidad de retornar a la cordura que solo es posible si cierras los ojos y no ves más allá de tu pequeño mundo:

“Into ruin, I Am sinking. Hostage of this nameless feeling. Hell is set free, flooded I’ll be. Feel the undertow inside me. Height, hell, time, haste, terror, tensión, life, death, want, waste, mass depression, old habits reappear, fighting the fear of fear. Growing conspiracy myself is after me. (En la ruina, me estoy hundiendo. Rehén de este sentimiento anónimo. El infierno es liberado, inundado estaré. Siente la resaca dentro de mí. Altura, infierno, tiempo, prisa, terror, tensión, vida, muerte, deseo, desperdicio, depresión en masa, los viejos hábitos reaparecen, luchando al miedo del miedo. Conspiración creciente, yo mismo estoy después de mí)”.

La complejidad de  “The Frayed Ends of Sanity” tuvo un tenue matiz para poder ser interpretado en vivo después de quince años de su publicación en “…And Justice For All”, con un solo de guitarra de Kirk Hammett que merece los aplausos; una batería de Ulrich sin toda la fuerza de la versión de estudio, pero que busca alcanzarla, lo intenta a pesar del tiempo; un bajo de Trujillo que cumple; y un Hetfield que su voz ha cambiado, pero la rabia desgarradora llegó hasta Laponia. Helsinki fue testigo de una noche histórica, Metallica con esta interpretación ha tocado en vivo cada una de las canciones que forman parte de sus cinco primeros discos, al menos una vez, hablamos de esas primeras producciones que son consideradas las joyas de la banda, con sus pro y sus contra, pero que son reconocidos como las obras maestras de esta super poderosa agrupación de metal.

Aquí pueden disfrutar de ese momento donde “The Frayed Ends of Sanity”  sonó en vivo por primera vez, si deseas ir directamente a la canción ubicate en los 22’30”.

Una respuesta para ““The Frayed Ends of Sanity”: El horror contado en una pieza de metal progresivo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s