No dejes tu destino al azar: “Shape of My Heart”

Sobre la mesa puedo ver aquel mazo de cartas con las cuales te juegas la vida, con cada repartición de naipes comienza a correr el reloj de tu destino, frente a ti un as de diamantes que te invita a buscar el grupo perfecto, sin embargo las otras tres compañeras no te permiten contar con un poco de fe, solo puedes apostar a la suerte y a un buen bluff para hacer que los competidores caigan en presión.

Mientras el dinero va y viene con cada naipe lanzado, en otra mesa ubicada en un lugar distante hay un mazo de cartas en la que se juega también al destino, la adivinadora advierte que puede ver el futuro de aquella persona que toque y mezcle  las barajas. Las tres columnas sobre el mantel indican el ayer, el hoy y el mañana ¿Qué pasa si te dicen que todo está por terminar? Alguno seguro buscará la primera estación del tren para fijar el tiempo final.

En aquella sala de la vieja casa, una mujer con su largo y despeinado cabello gris pasa el día lanzando las cartas sobre la mesa, intenta despistar el tiempo que parece expirar como su débil aliento. Cada jugada busca dejar atrás los segundos perdidos intentando ganar a la soledad y al destino. La pica número cinco no permite continuar el juego, parece que se quedó debajo de aquel mueble atrapado por el polvo del olvido, barajas van y vienen sin un claro motivo.

En el auditorio el joven saca de su bolsillo su mazo de cartas, le dice al público que observe con cuidado la última baraja que tiene en su mano, todos ven con detenimiento la J de corazones; parece no existir nada extraño, pero el destino del novel mago pasa por adivinar lo que aquellos ojos observaron con mucho detenimiento, de no conseguir la respuesta esperada más de una ilusión se romperá en esa tarde de fantasía.

Un sábado en la mañana, después de un trasnocho sincero, prendo el equipo de sonido para dejarme llevar por una buena música y continuar corrido para que duerma el desespero, de aquellas cornetas una suave melodía que navega por aguas que salpican jazz y bossa nova, el señor Sting va diciendo que la suerte no da forma a su corazón, el mazo de cartas no marcarán el destino, pero si ayudarán a encontrar las respuesta de los que apuestan, de quienes adivinan el futuro, de los solitarios, del mago ilusionista, del tramposo que aprovecha a los desesperados:

“He deals the cards as a meditation and those he plays never suspect. He doesn’t play for the money he wins. He doesn’t play for the respect. He deals the cards to find the answer. The sacred geometry of chance, the hidden law of probable outcome, the numbers lead a dance. (Él reparte las cartas como una meditación y aquellos con los que juega nunca sospechan. Él no juega por el dinero que gana. Él no juega por el respeto. Él reparte las cartas para encontrar la respuesta. La geometría sagrada de la oportunidad, la oculta ley de resultado probable, los números conducen una danza)”.

En 1993 Sting presentó al mundo su mejor disco como solista, al menos así lo siento yo en lo personal, Ten summoner’s tales” es una producción refrescante, muy sencilla, evita caer en algunas exageraciones que se perciben en sus trabajos anteriores; aquí hay temas sutiles que además tienen un aderezo de pop que poco se percibe, que conecta con ese atrevido músico que formó parte de la banda The Police.

Dentro de los doce temas que conforman el álbum se encuentra “Shape of My Heart”, oírla es como sentir una brisa fresca que baja la temperatura de una tarde de verano, es escuchar al viento cantar acompañado por las hojas de los árboles en el otoño, es poder tomar delicadamente las gotas de lluvia dejadas por la primera lluvia de invierno. La pieza cuenta con una guitarra acústica como principal protagonista, mientras la batería va dando suaves pasos sobre la verde hierba de primavera, es dulzura que emana de aquella taza de té que espera por tu llegada.

Su letra es un llamado a no lanzar el destino a la suerte, no dejarse llevar por lo que indique el azar, todo está en observar y dar los pasos adecuados, los números conducen el camino, la geometría es la verdadera oportunidad, sin necesidad de buscar en otro lugar:

“And if I told you that I loved you, you’d maybe think there’s something wrong. I’m not a man of too many faces, the mask I wear is one. Those who speak know nothing and find out to their cost, like those who curse their luck in too many places. And those who smile are lost. (Y si te dije que te amaba quizá pensarías que algo está mal. No soy un hombre de muchos rostros, la máscara que uso es una. Los que hablan no saben nada y descubrir a su costo, como los que maldicen su suerte en muchos lugares. Y aquellos que sonríen están perdidos)”.  

2 respuestas para “No dejes tu destino al azar: “Shape of My Heart””

    1. Amigo Juan !!! Que bueno tenerte de vuelta. Es así, esta canción es muy buena, como bien dices, para meditarla… Por esta y muchas otras hace que Ten summoner’s tales sea mi disco favorito de Sting. Saludos !!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s