“Walkin In The Air”: Un viaje por la magia de la fantasía

Quizás uno de los mayores deseos que sentimos cuando niños  es el de poder volar, estoy seguro que todos al menos una vez en nuestras vidas estiramos nuestros brazos, empezamos a saltar esperando poder flotar, y así iniciar un paseo cruzando los azules cielos, poder ver desde arriba como nos vamos alejando del complicado mundo, llegando a lugares lejanos en el menor tiempo y sin obstáculos, un encuentro con la libertad en su máxima expresión.

Ese mismo deseo lo tuvo un joven llamado Tuomas Holopainen, muchos sabrán de quien se trata, pero de no ser así te cuento que es el líder fundador y tecladista de la banda finlandesa de power metal sinfónico Nightwish. Su pasión por la música comenzó desde muy niño, años en los que también fue atraído por los dibujos animados como los que se encuentran en el film Fantasía de los estudios Walt Disney, ingredientes como estos le fueron creando su amor por las composiciones para cine, como aquella que versionó en 1998: “Walkin In The Air”.

La canción mencionada le pertenece a Howard Blake, un famoso compositor ingles creador de obras musicales para el séptimo arte, está en particular fue para un corto animado llamado The Snowman,  interpretado por Peter Auty. Esta historia está basada en el libro infantil que lleva el mismo nombre, escrito por Raymond Briggs y publicado en 1978.

Se trata de un muñeco de nieve armado por un niño en una mañana inglesa muy nevada. A la media noche este muñeco cobra vida y comienza a interactuar con su creador. Ambos salen volando cruzando la ciudad para dirigirse al ártico a un  lugar más allá de la aurora boreal. Llegan a una fiesta donde hay muchos muñecos de nieve, donde hará también acto de presencia Santa Claus y sus renos. Al despertar en la mañana siguiente, el niño verá que el sol ha derretido a su amigo, desconsolado llora su pérdida.

“Walkin In The Air” es la pieza musical que acompaña este corto animado, y Tuomas Holopainen soñaba con hacer una versión de esta hermosa canción que tiene una letra hermosa, fantástica, cargada de mucha inocencia:

 “We’re walking in the air, we’re floating in the moonlit sky, the people far below are sleeping as we fly. I’m holding very tighgt, I’m riding in the midnight blue, I’m finding I can fly so high above with you. (Caminamos en el aire, flotamos en el cielo iluminado por la luna, la gente a lo lejos, debajo de nosotros duermen mientras volamos. Me mantengo muy firme, estoy cabalgando en la medianoche azul, descubriendo que puedo volar, tan alto, contigo)”.

Es necesario que podamos mantener viva nuestra imaginación, dejar espacio para que la fantasía que nos permita conectarnos con aquellas cosas o lugares que deseamos, es la oportunidad de crear nuestra propia historia:

“We’re surfing in the air, we’re swimming in the frozen sky. We’re drifting over icy mountains floating by. Suddenly swooping low on an ocean deep, arousing of a mighty monster from its sleep. We’re walking in the air, we’re floating in the midnight sky and everyone who sees us greets us as we fly. (Surcamos el aire, nadamos en el cielo helado. Vamos a la deriva por encima de montañas cubiertas de hielo, flotando en lo alto. De súbito nos precipitamos lentamente hacia un océano profundo, despertando a un monstruo poderoso de su sueño. Caminamos en el aire, flotamos el cielo de medianoche, y todos los que nos ven nos saludan mientras volamos)”.  

Esta versión que hizo Nightwish y colocó en su segundo álbum “Oceanborn”, antecede a la última canción llamada “Sleeping Sun”, que quizás pueda tener alguna relación con  la historia que da vida a la canción “Walkin In The Air”: “I wish for this night-time to last for a lifetime. The darkness around me, shores of a solar sea. Oh how I wish to go down with the sun, sleeping, weeping with you. (Quisiera que esta noche fuera la última de mi vida. La oscuridad alrededor de mí, costas de un mar solar. Oh, como quisiera esconderme con el sol, durmiendo, llorando contigo)”.

Dejarnos volar, permitirnos soñar, reencontrarnos con nuestra inocencia, la necesidad de ser libres en nuestro propio mundo donde somos el escritor, director y protagonista, creador de nuestros universos como el que Holopainen viene permitiendo con la música creada junto a Nightwish, como ese muñeco de nievo que logró viajar a donde la realidad le es imposible llegar.

Una respuesta para ““Walkin In The Air”: Un viaje por la magia de la fantasía”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s