“Wasted Years”: Disfrutando siempre el hoy

Los rayos del sol aparecen todos los días para abrir nuestros ojos, nos parece un acto simple pero quizás estamos frente a un gran milagro, con su llegada recordamos que atrás dejamos el ayer, de ello solo quedan los recuerdos registrados, son ellos quienes van armando nuestro camino hacia el futuro, se crea una red de conexiones que van forjando cada uno de los pasos que daremos mañana.

Así se va dando esa contradicción que nos encontramos en cada una de nuestras vidas, cuando somos niños queremos que los años pasen rápido, deseamos ser adultos para tener independencia completa para ejecutar acciones sin pedir permiso; ya adolescentes sentimos una necesidad de acelerar el tiempo y dejar atrás los días de cambios obligados; pero llegando a nuestra madures física sentimos una gran necesidad de volver atrás, de revivir los días maravillosos que nos pensamos que lo serian tanto en aquel momento, así quedan para siempre esos registros personales que deseamos repetir una vez más.

Somos seres que vamos esperamos trescientos sesenta y cinco días para despedir un año calendario, y con el entendemos que trae automáticamente ese día que sumará un digito más a nuestra edad; al principio celebramos, después más bien llega la nostalgia.

“So understand, don’t waste your time always searching for those wasted years. Face up…make your stand and realise you’re living in the golden years. (Así que entiéndelo, no pierdas tu tiempo siempre buscando esos años perdidos. Enfréntalo… resiste y date cuenta que estás viviendo en los años dorados)”. Esta frase es tomada de la canción “Wasted Years”, compuesta y grabada por la banda británica de heavy metal “Iron Maiden”, la misma pertenece al álbum Somewhere in Time publicado en septiembre de 1986.

Esta canción justamente trae ese constante conflicto que tenemos los seres humanos con el tiempo, dejar de añorar el tiempo pasado perdiendo lo que nos ofrece el presente para crear un mejor futuro: I close my eyes, and think of home, another city goes by in the night. Ain’t it funny how it is? You never miss it ‘til it’s gone away and my heart is lying there, and will be ‘til my
dying day. (Cierro mis ojos y pienso en casa, otra ciudad pasa en la noche  ¿No es gracioso cómo es? No lo extrañas hasta que te has ido y mi corazón descansa allí, y estará ahí hasta mi muerte)”.  

Esta letra del guitarrista Adrian Smith habla de los días que se alejan, posiblemente él se refiere a su constante lejanía del hogar para salir a tocar en las largas giras que tiene la banda por todo el mundo, haciendo los años más cortos, y por eso entra dentro de ese conflicto sobre el tiempo y la vida: From the coast of gold, across the seven seas, I’m travellin’ on, far and wide, but now it seems, I’m just a stranger to myself and all the things. I sometimes do, it isn’t me but
someone else. (Desde la costa de oro a través de los siete mares, estoy viajando a lo largo y ancho, pero ahora parece que soy un extraño para mí mismo y todas las cosas que usualmente hago. No soy yo, sino alguien más)”.

Musicalmente hay que destacar el riff es realmente sinfónico, cuenta con una introducción envolvente, en digno de disfrutar el solo de guitarra que tiene la medida justa. Con el tiempo se ha convertido en uno de los clásicos de Iron Maiden.

Otro año se ira en pocas horas, dediquemos unos minutos para reflexionar sobre lo realizado en estos trescientos sesenta y cinco días para luego dedicarnos a vivir, porque lo que tenemos en frente son nuestro tiempo dorado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s