En el medio del caos “Guarachando en Navidad” es posible con Desorden Público

Según la Real Academia Española la palabra “caos” se entiende como “estado amorfo e indefinido que se supone anterior a la ordenación del cosmos”; también se define como “confusión, desorden”. Eso nos lleva a buscar “desorden”, que se refiere a “confusión y alteración del orden”; además de “perturbación del orden y disciplina de un grupo, de una reunión, de una comunidad de personas”. ¿Será que la RAE reconoce el término “guarachar”? Pues sí, es “divertirse en fiestas y juergas”. Siendo todo esto así aprovechemos el caos para en que estamos inmersos para llamar a un Desorden para guarachar esta Navidad, para ver si de esta manera levantamos el ánimo por estos días.

Por eso hoy nos remontaremos al año 2014, momento en que la banda de ska venezolana Desorden Público lanzó una producción llamada “Guarachando en Navidad” Volumen 1; lo que de entrada deja muy claro que en algún momento vendrá una segunda parte. Adentrémonos por las ocho canciones que componen esta grabación, coloquemos de ese picante que viene en formato de CD a las Navidades en Venezuela, esas fiestas por siempre alegres, llenas de color, sabor, brindis, regalos, música, parranda, gaita, ponche, frías, pacheco, hallacas, bollos, pernil, pan de jamón, estrenos, encuentro, familia, amigos, Santa y Niño Jesús.

Durante estas fechas en las que se celebra el nacimiento del hijo de Dios, en las calles arropadas por el Cerro El Ávila suena música que va desde la Billo´s Caracas Boys, pasando por Nancy Ramos, los aguinaldos y parrandas de Los Tucusitos, hasta llegar a los sonidos de Guaco, Maracaibo 15, Gran Coquivacoa y Cardenales del Éxito; ahora se suma las canciones navideñas con toques de ska y otros ritmos que Desorden Público nos obsequiaron hace tres años, así que no hay excusas para ampliar la gama de géneros musicales que debemos escuchar por estos días.

El disco  “Guarachando en Navidad” Volumen 1 abre con un fragmento de “Feliz Navidad”, ese himno que casi como mandato divino debemos escuchar o cantar por estos días, esta pieza compuesta por el puertorriqueño José Feliciano que logró llagar a cada una de las comunidades latinas que hacen vida en Estados Unidos, recorriendo todo el continente hasta llegar a la Patagonia. Los chicos de “Desorden Público” se lanzaron esta corta versión con sonido ska para dar la bienvenida al mes de diciembre, solo que algún “grinch” de esta sociedad decidió vaciar su hierro para espantar a los músicos que desean compartir un poco de paz con diversión.

Sigue “Guarachando en Re Bemol”, una canción original de “Billo” Frómeta, un dominicano que sintió a Caracas como suya, nunca se cansó de escribir temas musicales dedicados a la capital de adoptiva Venezuela. Los ritmos de la Orquesta Billo’s Caracas Boys hizo bailar a este país desde la década de los 50, cuando las riendas del Estado eran dirigidas por el duro gobierno de Pérez Jiménez. Horacio Blanco y el resto de los integrantes de Desorden Público hicieron una adaptación donde el ska se combina con la música tropical para hacer que todos muevan esos pies. Pendientes con la letra que tiene más de un mensaje para que reflexionemos sobre lo que ocurre desde hace un buen tiempo en esta Tierra de Gracia, hay sustancia critica en el medio de tanto ritmo.

El Zulia es la bella región que le dio el ritmo emblemático a la Venezuela navideña, de ahí traen “Tamborera Nro. 9”,  una composición original de Nelson Martínez, grabada en el año de 1979 por una de las grandes agrupaciones de la gaita zuliana, “Gran Coquivacoa”. El ritmo de esta versión es contagioso, se matizan principalmente el ska con la salsa, de la misma forma como los marabinos combinan religión y parrandón. El que no baile con esta no recibirá su regalo de Amigo Secreto.

Una canción jocosa como “El Cable” es grabada por “Desorden Público” para hacernos cambiar el estado de ánimo que tenemos desde hace algún tiempo,  con un poco de humor típico del venezolano es necesario para reírnos de nuestras tragedias. Musicalmente la versión es una combinación de sonidos que se van entremezclando con el arpa de Leonard Jacome, para rendirle un homenaje al maestro Hugo Blanco. Mario Carniello compuso esta canción para reírnos un poco de esos malos momentos, hoy parece muy oportuna ante una creciente inflación que parece ir directo camino a la Luna.

“El Año Viejo” es otro de esos himnos que suenan por estos días, perteneciente al neogranadino Cresencio Salcedo, en este disco lo podemos escuchar con ritmo de reggae, donde los de Desorden Público aprovechar para rendirle un homenaje a la banda de Jamaica “The Abyddinians” al tocar algunas melodías de la canción “Satta Massagana” perteneciente a su álbum debut lanzado en 1976. Pasamos de una pieza llena de nostalgia a una que invita a brindar con los vasos en alto para recibir el año que está por llegar.

Tenemos ahora un “Popurri”, se juntar tres temas, “El Cantante” y “El Peine” originales de Hugo Blanco, además de “Karakatis Ki” del boricua Efraín “Mon” Rivera, rememorando aquella música que sonó en los sesentas.  Las dos primeras son de esas canciones divertidas que el maestro “Simón Díaz” cantó con mucha emoción en compañía del otro genio como el ya mencionado Hugo Blanco; mientras que la última es una versión transformada en una escena de la Caracas de hoy.

Este álbum cierra con dos canciones tradicionales decembrinas, ahora tocadas por “Desorden Público” con mucha emoción y llena de ska. “Corre Caballito” va a un buen ritmo para llegar a tiempo al nacimiento del Niño Dios, de manera sorpresiva y agradable el baterista de la banda, Daniel Sarmiento,  lleva la voz cantante; les recomiendo estar pendientes del final, suena un tambor atrevido que deja picado a más de uno. “Niño Lindo, Niño Lindub” combina el aguinaldo venezolano con sonidos traídos desde las tierras donde la Virgen María dio a luz a Jesús de Nazaret, así como de los caminos recorridos por los Tres Reyes Magos. Cuanta falta nos hace que los pueblos que habitan este planeta puedan convivir armoniosamente como lo hacen los ritmos que los consagrados músicos venezolanos juntaron en esta canción.

Por estos días Caracas vive unas navidades extrañas, por más que veamos la tradicional Cruz del Ávila bien iluminada, sus calles están llenas de sombras y preocupaciones, dramas y dolores. Sin embargo, siempre existirán quienes saben colocar el sabor para prender la guaracha, para hacernos olvidar un poco de los malestares que nos vienen acompañando desde hace algún tiempo, es así como Desorden Público nos ofrece por estos días algunos toques en vivo en los que  con seguridad interpretarán estas maravillosa versiones que aquí hemos repasado. También podemos acercarnos a Paseo Las Mercedes y visitar ahí su palpitante tienda de discos, adquirir este CD e incluirlo en las piezas a sonar entre las gaitas y merengues viejos que escucharemos en estas noches navideñas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s