“Orión”: Abraza el frío que se acerca mientras te alejas

Mirando los espacios vacíos, donde la oscuridad tiene iluminaciones destellantes, sintiendo que ante la inmensidad uno es un grano de arena que cubre nuestro seco desierto. Abrazando el frío que se acerca mientras te alejas, te ahoga el espacio abierto, atrapado en la libertad, apretado en el firmamento donde las constelaciones apuntan a ninguna dirección.

Encuentra lo que estás buscando, debes llegar donde el oxígeno no te mata, necesitas trasladarte por cada celeste, preparando tu cuerpo para las llamas frías que irradian desde la lejana galaxia. Viendo el silencio que canta en el infinito, los sonidos se dibujan sin líneas, atrapado entre la miríada de astros, vas creciendo sin altura dentro de tanto espacio con brillo apagado.

Mirando los espacios y sus latidos, donde las luces construyen armonías, silencio que tiene compañía, van moviendo con lentitud sus rayos, son formas imaginadas, son mapas con destinos perdidos ante tus ojos. Volando sin alas, flotando en el vacío, eres más liviano que la nada, eres más vida que todas las estrellas reunidas en la Vía Láctea.

Sigue moviendo tus pasos, necesitas tomar de la vida lo que no daña, debes ser la hoja que busca el sol en el medio de la selva tupida; tu cuerpo necesita vibrar, el sentido solo existe si lo dominas. Hablando sin ser escuchado, sigue haciendo viajar tu voz, llegará a quien necesite escuchar, existirá para quien busque la señal.

Observando el inalcanzable infinito, millones de puntos destellan, miles se apagan dejando huella, eres lo que deseas ser, el grano de arena puede volverse manantial, llegará ser caudal de agua que empuje un océano al final de su recorrido. Abraza el frío que se acerca mientras te alejas, el tiempo no se mide en días, son instantes que quedan en el eterno.

Estas líneas las deja las inspiradoras armonías de “Orion”, esa joya que Cliff Burton compuso y grabó en el disco Master of Puppets”; con ellas transmitió toda su energía, conjugadas en brillantes melodías salidas de su bajo; solo con escucharlas puedes viajar por lo desconocido, te lleva al infinito, te reencuentra con lo olvidado, revive lo que tanto ha dejado.

Cuando escuchas ese bajo con sonido distorsionado sientes que el mundo se detiene, o más bien, que eres tú el que va a la velocidad de la luz. No tarda mucho para que veas ante ti el universo, mientras el instrumento de Burton es acompañado por batería y guitarras. Escuchen el primer solo del bajo al 01’42’’, es apoteósico como sale magia de esas cuerdas movidas por los dedos de Cliff.

Los cambios permiten desplazarte por el infinito, a los 03’11’’ Kirk Hammett presenta su primer solo de guitarra, finura que se desliza entre la inmensidad del tiempo. A los 03’59’’ Burton hace un puente celestial, es el viaje que te llevará hasta Orión. James Hetfield presenta un solo de guitarra, sencillo pero elegante que hace reverencia al próximo solo de Cliff Burton, el cual es abrumador.

Un tercer solo de guitarra, el segundo de Hammett, sabe colocar todo su estilo para llevar esto a otra velocidad. Te lanzas hacia la inmensidad, es la búsqueda de lo desconocido. Es una pieza que merece todos los aplausos, es música en su máxima expresión.

Malcolm Dome y Mick Wall la llaman la “pequeña mancha blanca en el océano negro con el que la banda cubre el resto del álbum”; y es así, es la luz propia que irradia dentro de tantas letras llenas de críticas a un sistema; “Orion” deja el “thrash” aún lado para sumergirse en sonidos progresivos, profundidad sin llegar a exagerar, alcanzando justo donde todo se siente pleno.

Cliff Burton dejó su sello personal en esta composición, fue posiblemente una revelación ante el viaje que estaba por embarcarse meses después de esta grabación, la constelación del “Cazador” parece que fue la guía del camino que embarcó hacia la eternidad.

En lo personal estoy convencido que la portada de “Master of Puppets” tiene presente a “Orion”, la nube que está en el centro se parece a la “Nebulosa Cabeza de Caballo” ubicada al sur del cinturón de esta constelación, lo podemos además inferir por el color rojizo característico de esta nebulosa de emisión ubicada a 1.500 años luz de la tierra.

Algún día los hombres podrán viajar muchos más allá de nuestro Sistema Solar,  y seguramente se encontraran con las armonías de Cliff Burton, su bajo se escuchará en el infinito marcando el camino hacia “Orión”.

Anuncios

6 Replies to ““Orión”: Abraza el frío que se acerca mientras te alejas”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s