“Shadow of the Day”: ¡Eternamente Gracias Chester Bennington!

La música es energía, tiene la capacidad de viajar por el infinito; cuenta con los caminos para llegar una y otra vez; usa el tiempo, pero no es temporal; es eterna, por eso su grandeza no se mide por su volumen; estamos posiblemente ante la forma  más sincera y hermosa que usamos los seres humanos para expresarnos.

Cuando escuche por primera vez “Crawling” estaba subiendo uno de los caminos de mi hermosa montaña El Ávila; disfrutaba mis pasos al ritmo de una canción que se convirtió en un energizante, me dio la oportunidad de hidratar el alma mientras el cuerpo se oxigenaba con el aire puro de los árboles que cubren nuestro cerro imponente. No estaba seguro de lo que percibía mis oídos, pero me atrapó para siempre, el impacto fue tal que después de bajar a la ciudad me fui directo a adquirir ese CD perteneciente a la banda Linkin Park, que lleva por nombre “Hybrid Theory”, del cual dedicare más adelante un post especial, porque ese álbum merece dedicarle su tiempo, contarle al mundo las maravillas que se encuentran en el.

Es así como Linkin Park llegó para quedarse, son fijos dentro de mi lista predilecta de grupos musicales. Me quedo con la gran mayoría de las cosas que hicieron, desde lo muy bueno, así como con aquello que no le gusto a gran parte de sus seguidores. Estoy convencido que con el pasar de los años sus resultados evolucionaron, hicieron los espacios necesarios para darle textura a sus sonidos, posiblemente tomaron siempre la misma ruta, pero a distintas alturas, haciendo que las cosas se vieran más cerca o más lejos, todo depende de la perspectiva.

Hace dos meses leí una noticia que me entristeció mucho, uno de sus integrantes dio paso a otra dimensión, Chester Bennington decidió decir adiós el pasado 20 de julio, tomó ese incomprendido camino que han asumido tantas figuras y genios de la música, como su amigo Chris Cornell que también se montó en ese misma nave sin retorno el 18 de mayo de este año. Son muchos los que aun piensan que la decisión de Chester estuvo reforzada por la desaparición física del quien fuera vocalista de bandas como “Soundgarden” y “Audioslave”,  tomando en cuenta, entre otras cosas, que murió el día que Cornell cumpliría 53 años de vida.

La música se convirtió en el desfibrilador que permitió que Chester Bennington viviera de otra manera, que su corazón latiera con un nuevo sentido; además, su canto se convirtio en la de millones de personas en el planeta, abrió sus venas para mostrar su lado humano, consiguio hacer de su sufrimiento letras epicas que viajaron rapidamente por los aires; es así como salió su ira, su tristeza, sus preocupaciones, sus alegrías, le dio la posibilidad de que su cuerpo liberará tanta carga acumulada en tan poco tiempo de vida; pero sobre todo, y sin el saberlo, le abrió la ventana a muchas personas ahogadas por el peso de un mundo que puede ser despiadado, le dio voz a tantas bocas que no pueden pronunciar palabras por dolor o por miedo.

Es difícil imaginarse un escenario donde Linkin Park toque sin Chester Bennington, no hay otra persona que pueda transmitir esa misma furia, porque le pertenece a el; esa emoción en cada una de sus letras son las siluetas de un mundo visto a través de sus ojos. El futuro de la banda solo pasa por ellos mismos, ellos saben que nunca será igual, pero encontrarán las respuestas para seguir adelante, recordando que esa voz fue la de muchos, que sus gritos armónicos levantaron a varios que no creían posible continuar.

“And cards and flowers on your window , your friends all plead for you to stay , sometimes beginnings aren’t so simple , sometimes goodbye is the only way (Y las cartas y flores en tu ventana, todos tus amigos suplican que te quedes, a veces los comienzos no son tan sencillos, a veces el adiós es el único camino)”. Parece que en estas líneas de la canción “Shadow of the Day” que aparece en el tercer álbum de Linkin Park “Minutes to Midnight”, Chester trazó claramente sus sensaciones sobre la muerte, dejando claro que comprendía lo difícil pero necesario que puede ser el adiós.

Donde te encuentres sigue cantando, llevando tu voz a lo más alto, mientras nosotros seguiremos contando con cada una de las canciones que grabaste para la eternidad.

“Sientes frío y perdida en la desesperación. Construyes la esperanza, pero el fracaso es todo lo que conoces. Recuerda toda la tristeza y la frustración, y déjalo ir, déjalo ir…” Chester Bennington (fragmento de Iridescent).

Fotografía de billboard.com.

2 respuestas para ““Shadow of the Day”: ¡Eternamente Gracias Chester Bennington!”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s