Un Magnetismo entre Metallica y Caracas por siempre recordado

Habían pasado casi 11 años de que Metallica se había presentado en Caracas, atrás quedaba aquella noche del 04 de mayo de 1999, donde el Poliedro había sido testigo de la furia de la poderosa banda de “Thrash Metal”, la que había llegado por primera vez a Venezuela para descargar toda su furia ante más de 12.000 personas que desbordaron la capacidad del escenario que ha visto pasar las más legendarias bandas de rock como Queen, Iron Maiden y Van Halen.

Pero llegó una nueva oportunidad para los metaleros de Venezuela, el 12 de marzo de 2010 Metallica se presentó en el Estadio de La Rinconada, se calcula que casi 30.000 personas fueron testigos del “World Magnetic” en Caracas, una noche poderosa donde hubo una conexión perfecta entre la banda y el público.

Desde temprano los alrededores de La Rinconada estaban llenas de franelas negras, tanto vestidas como a la venta, era el color que se apoderaba del sur de la capital de Venezuela, acompañado por muchas banderas tricolor con sus ocho estrellas blancas. El ambiente era formidable, solo existía una razón que movió a gente de todas las edades, era la oportunidad para ver a una de las mejores bandas de rock de la historia en la Tierra de Gracia.

Desde más o menos las 03:00 p.m. se dio acceso al terreno del estadio, de a poco se empezaba llenar los espacios que están diseñados para albergar juegos de béisbol o softbol, pero esa tarde noche seria el escenario que viviría, sentiría, gritaría, sudaría por Metallica.

La banda venezolana “Dischord” sorprendió a propios y extraños, fue la que comenzó a calentar los motores con mucha calidad y buenos temas. Los aplausos se hicieron sentir hasta los Altos Mirandinos, sin necesidad de pasar por la Panamericana. Lo mismo no ocurrió con los estadounidenses de “Mastodon”, a quienes se les suplico que se bajaran pronto del escenario.

A las 09:00 p.m. se apagaron las luces y se escucha el ya famoso “The Ectasy of Gold” de Ennio Morricone que antecede los conciertos de Metallica, en las pantallas imágenes de la película “El bueno, el malo y el feo”, todo está listo para que comience el magnetismo.

Las pulsaciones se elevaron cuando arrancaron los acordes de “Creeping Death”, aquella olla humana se volvió incontrolable, sin embargo más de uno no lo creía, hasta que James Hetfield pronunció la palabra “Caracas” (sonando algo así como carracas). Desde ese momento todo cambio, era la primera conexión entre banda y seguidores, logrando momentos maravillosos como los coros en que participó el público con el grito de “Die, Die, Die, Die…” para que Hetfield completara con “… by my hand”. Más adelante se vuelve a dar otro momento grandioso, la gente canta “So let it be written, so let it be done. I’m sent here by the chosen one. So let it be written, so let it be done. To kill the first-born pharaoh son”, y James complete con “I’m creeping death”, para al final volver a gritar “Caracas”. Mejor comienzo imposible.

Hetfield nos sacude con el grito “Caracas, Metallica is with you” y arranca “For Whom The Bell Tolls”, una de esa piezas que no pueden faltar en los conciertos de la gran banda de “thrash metal”. El tercer tema de la noche “Fuel” llega acompañado por todos los efectos pirotécnicos llenos de fuego. Aquí James por momentos suena forzado, en algún momento incluso se pierde en la letra original, sin embargo la fuerza que trasmite esta canción es única, saltos, sacudidas de cabeza, algunos golpes, olas que van y vienen nos van moviendo dentro de la gran masa de gente.

James grita el “Hola Caracas” y comienza un dialogo con los fanáticos, una antesala para presentar “Harvester Of Sorrow”, el primer estreno de la noche en Caracas, ya que las tres primeras canciones la habían interpretado en 1999 en el Poliedro. Al terminar esta pieza perteneciente al álbum “…And Justice For All”, Robert Trujillo regala un corto solo de bajo, acompañado por miles de voces que dicen repetidamente “Robert” y posteriormente “Trujillo”.

Uno de los grandes momentos de la noche es cuando interpretan “Fade to Black”, uno de esos clásicos siempre esperados en los conciertos y que fue una de las grandes ausencias en el set list de 1999. Estamos ante un  clímax, que no será el único, se podía sentir en el ambiente un aura especial, magia metalera, sentimientos llenos de claroscuros. Hetfield sonó genial, el grito de “Caracas, do you feelet?” fue la antesala para que Hammett hiciera de su solo una gala.

Llegó el momento para  varios temas del “Death Magnetic” el álbum al cual se estaba promocionando con esta gira; los latidos de corazón en el fondo fueron acelerando los nuestros, dieron entrada a “That Was Just Your Life”, para posteriormente interpretar “The End Of The Line”, y cerrar esta parte con la muy esperada “The Day That Never Comes”, el primer single de este disco, que contó con un solo de guitarra envolvente, Hammett mostró parte de su talento. En honor a la verdad estos temas en vivo suenan muy bien, Metallica sacó lo mejor de ellos para darle fuerza y vida a estas interpretaciones.

Es la hora de un clásico, “Sab But True” hace acto de presencia para revolver los recuerdos, mucha emoción se respira en el escenario de La Rinconada, Metallica demuestra todo su talento en escena con una de las grandes canciones de “The Black Album”.  Regresamos a “Death Magnetic”, “Cyanide” es tocada para concluir con los temas de este disco, previo a la presentación de James Hetfield que cierra con el grito “¿Están listos?”.  Muy activa la participación del público en esta interpretación, la banda sabe que la pieza conecta y la usan estratégicamente.

Señoras y señores, estamos en otro de los momentos clímax de la noche, la todopoderosa “One” es tocada acompañada por los infaltables efectos de sonido y luces, es parte de la magia que hace que queden grabadas estas postales para siempre. Es una realidad construida por varios sueños, son notas que elevan las emociones al máximo. Lars Ulrich no tiene ese time de otros tiempos, sin embargo, suena bien, la batería estremece; Hammett trae su famoso solo para empujar el vuelo. Como si esto no estuviera bien, se pone ahora mejor, “Master of Puppets” genera la locura colectiva.

En el vídeo que se encuentra  al final se registra el magnetismo que se generó esa noche, Metallica y público fueron uno solo, el gran himno de la banda sonó celestial, hay un momento en que Hetfield dice “juntos”, y así ocurre, cuerpos y almas se volvieron uno, no hay separación entre el escenario y las localidades donde estamos los espectadores, la energía va chocando contra todo abriendo espacios donde no los hay, el cielo se expande, como si todos fuéramos levitando observando desde arriba como la ciudad escucha una de las mejores canciones del “heavy metal”.  En el audio que registra la grabación de esta noche se puede escuchar un “Gracias” que viene de alguien del público, sale desde lo más profundo, ese agradecimiento de alguien es la expresión de alguien que se  aferró a esperar ese momento, que llegaría el día que sería parte de esta historia.

En lo personal llega un instante gigante, me eriza la piel recordar como sonó “Blackened”, con seguridad los sismógrafos registraron los saltos de la gente presente, se movía el piso del terreno de La Rinconada como si de un temblor se tratara, era la descarga de fuerza cuando ya se llevaba más de hora y media de concierto, no había cansancio, más bien aún hay el deseo de saciar la sed de los oídos que quieren más de la música de Metallica.

Kirk Hammett baja los decibeles, su suave solo es la llave que abre la apasionada “Nothing Else Matters”, recordándome aquella primera vez que la escuche en vivo en 1999, aquí fue distinto, el sabor de ahora era menos apasionado, pero más nostálgico. Esta hermosa canción hace que internamente uno se mueva, un viaje por la memoria hace brindar por la vida, mientras somos parte del coro, sale toda esa fuerza de nuestras gargantas para firmar al lado de una gran historia escrita por James Hetfield. Esa noche las estrellas se acercaron para hacer de su brillo más visible, porque abajo las luces de linternas, móviles y yesqueros crearon nuestro propio universo.

“Nothing Else Matters” no termina pero si comienza “Enter Sandman”, volvimos a subir al Pico Naiguata, estamos en la cima en lo más alto de Caracas, explota las emociones al ritmo de la batería de Ulrich, no hay forma de controlar tanta adrenalina, solo acompañando a James cantar la más terrorífica canción de cuna. Estamos ante un gran dilema, esperábamos este momento, pero sabemos que el final se acerca y no quieres que eso ocurra. James grita: “Metallica, Caracas, together, off to never never land… Muchas Gracias Caracas !!!”. Así se mezclan tantas sensaciones que necesitas una fría cerveza para repensar y aguantar hasta el final.

La banda se retira y minutos después regresa para interpretar “Last Cares”, “Whiplash” y la vibrante “Seek and Destroy”. Este fue el remate de fuerzas, registro de altas velocidades, corazones que estaban a punto de salir del pecho para moverse fuera de nuestros cuerpos. Vuelve a darse un nuevo temblor en la ciudad, los que ya dormían en sus casas no entendían lo que pasaba, los que estábamos en La Rinconada éramos parte del epicentro que hacia agitar las placas que aguantan el valle de Caracas.

Así se despidió Metallica de la capital de Venezuela, prometiendo algún día volver, sin embargo en sus posteriores visitas a Sudamérica, Caracas no ha sido considerada, no hemos tenido la oportunidad de ser incluidos en sus más recientes giras, razones quizás tienen de sobra, pero algún día recuperaremos nuestro lugar, y en el volverán las buenas bandas a sonar.

Pero hoy y por siempre podemos recordar esa magnética noche del 12 de marzo de 2010, escuchando el registro donde se puede sentir como público y banda fuimos uno solo ( https://metallica.com/store/live-recordings/live-met-downloads/8760/live-metallica-caracas-venezuela-bolivarian-republic-of-march-12-2010-digit ), como en una noche Metallica fueron cuatro músicos más 30 mil voces, iluminados por las estrellas y abrazados por nuestra montaña.

Fotografía de Jeff Yeager, publicada en http://www.Metallica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s