30 Años de “The Joshua Tree”: U2 conquista América

Antes de que el “heavy metal” llegara para atraparme y encaminar mi adolescencia con constantes sacudidas de cabeza al ritmo de la poderosa batería, se asomó a la puerta un disco que rápidamente paso a ser parte de mi vida, fue acompañándome en varios momentos que marcaron el proceso de crecimiento, la despedida de la niñez, el encuentro con el amor inocente, ese que incluso fue el primer dolor, el nombre de este álbum es “The Joshua Tree”, y fueron los irlandeses de U2 los responsables de esta importante producción.

U2 había alcanzado la cima del Reino Unido, cuatro discos de estudios fueron los encargados de impulsar a los irlandeses a lo más alto de Inglaterra y el resto de la Gran Bretaña. “War” fue el responsable de alcanzar ese número uno en la cartelera británica, reafirmado posteriormente con “The Unforgettable Fire”. Pero al otro lado del Atlántico solo alcanzaron el puesto doce, con todo y que su cuarto álbum de estudio contaba con una maravillosa canción inspirada en Martin Luther King: “Pride (In the Name of Love)”.

La banda integrada por Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr., tenían su mirada fijada en los Estados Unidos, querían salir de las fronteras europeas, necesitaban universalizar su música, que llegara a todos los rincones del planeta, sus mensajes debían esparcirse por el globo, querían que fuera como un virus pero cargado de paz, una gran reflexión para el amor.

Acompañados nuevamente con Brian Eno en la producción, U2 tomó la decisión de adentrarse en la música tradicional estadounidense, el “country”, góspel, blues, entre otros, se encargaron de marcar los tiempos y el ritmo de las canciones del quinto álbum de estudio de la banda, el disco que los llevó a conquistar América y el mundo.

“Where The Streets Have No Name” es el magnífico comienzo de “The Joshua Tree”, es un monumento a la humanidad, un llamado a la sencillez, a encontrarnos con nuestras semejanzas y no darle importancia a las diferencias. Musicalmente envolvente, te eleva, y cuando te deslizas por la letra te hace llevar a profundidades tan complejas que previamente necesitas liberarte de convicciones para que puedas entender el mensaje, la comprensión de la realidad sin filtros.

Suena ese arpegio de guitarra, esa sencillez que se parece a la eternidad, sonidos que abren la puerta a lo celestial, el ambiente te envuelve, te hace ver todo desde arriba, son imágenes que se van colocando unas sobre otras, fotografías con vida, movimientos que se van quedando estáticas. Estamos frente a un rumbo que se cruza con otras vías, distintas personas que caminan por las mismas calles, historias que tienen sus propios días y noches, van escribiendo su destino individual, siempre con la posibilidad que en algún momento lleguen a toparse.

Esta maravillosa letra fue inspirada en una historia que escuchó Bono sobre Belfast, capital de Irlanda del Norte, donde se puede saber en qué calle viven las personas solo con conocer su religión y procedencia. El vocalista hace un llamado a borrar esas etiquetas, las diferencias, que no exista razonas que lleven al odio entre personas, a las guerras sin sentidos.

Bono piensa en aquellos caminos de tierra que se pueden ver desde una cima en África, donde no hay nada que marque límites y diferencias; hace una comparación con las calles de las grandes ciudades occidentales que desde que se levantan son etiquetadas, dentro de ellas se van construyendo clasificaciones, grupos, rivalidades, marcas que te pueden acompañar de por vida. El vocalista de U2 nos invita a recorrer esas vías en donde no hace falta tener una condición especial para pasar por ellas, y donde existan romper con esas barreras, quitarle los nombres, vivir en amor.

“Where The Streets Have No Name” es un himno, una gran canción para la vida, una de esas que se esperan con ganas en los megaconciertos de U2, y cuando la escuchas tu cuerpo se eleva, es un viaje por un mundo maravilloso, ese que deseamos la mayoría; encontramos paz y felicidad en nuestras vidas, además con un mensaje subyacente muy importante: las grandes ciudades están generando problemas en el ambiente, contaminando el aire, las aguas, quitándonos los sonidos del silencio, las imágenes mágicas producidos por la naturaleza, debemos corregirlo que estamos aún a tiempo.

Después de una gran composición uno imagina que estaremos frente a un tema más sencillo, la verdad es que no es así, “I Still Haven’t Found What I’m Looking For” es otra gloriosa canción, fue además seleccionada como el segundo sencillo del álbum, alcanzó el primer lugar en los Estados Unidos y el sexto en el Reino Unido. La base de esta pieza contiene un ritmo de góspel, esto ayudo en mucho a lograr uno de sus más grandes objetivos, la conquista de América.

La fe es uno de los temas recurrentes de las canciones de U2, “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”  es una de las más emblemáticas, las búsqueda de respuestas que están más allá de lo comprensible, se pueden hacer las más grandes hazañas o de tener la sutil sencillez en algunos de nuestros actos, pero será difícil encontrar aquello que estamos buscando. Bono nos lleva por su más profunda devoción cristiana, la búsqueda de respuestas que parece que solo Dios las tiene.

El primer sencillo extraído de “The Joshua Tree” fue “With Or Without You”, una suave pieza llena de nostalgia, es una mezcla de sensaciones, se trata de amor, es sobre algo místico, una búsqueda de la fe, una declaración de vida.

La composición de esta canción paso por un proceso casi traumático, la banda estaba comenzando a crear las piezas que formarían parte de su nuevo álbum, para The Edge “With Or Without You” “era solo un patrón de acordes que no contaba con melodía, incluso no tenía acompañamiento de guitarras”. Adam Clayton era de la misma opinión del guitarrista: “El estribillo se repetía una y otra vez, era difícil encontrar algo nuevo que añadir”.

The Edge comienza a experimentar con un prototipo de  guitarra que conseguía un sustain sin límite, era un sonido como el de un violín, esto cambio la historia de “With Or Without You”. “Through the storm we reach the shore. You give it all but I want more
and I’m waiting for you, with or without you… My hands are tied. My body bruised, she’s got me with nothing to win and nothing left to lose. And you give yourself away.
With or without you I can’t live. (A través de la tormenta alcanzamos la orilla. Tú lo das todo pero yo quiero más y te estoy esperando, contigo o sin ti… Mis manos están atadas. Mi cuerpo está golpeado, ella me tiene con nada que ganar y nada que perder. Y te entregas. Contigo o sin ti
no puedo vivir)”.

En la autobiografía de U2 publicada en el año 2006 Bono habla sobre esta canción: -“Trata sobre el sufrimiento sexual pero también psicológico, es sobre el proceso en el cual se van reprimiendo los deseos, y como estos se hacen más fuertes”. Aquí queda claro sobre que trata esta pieza, el primer número uno alcanzado por un tema de ellos en los Estados Unidos.

The Edge declaro en una oportunidad: -“With Or Without You es el tema que suavizó la transición desde los último que habíamos hecho hasta este disco”. Fue la llave con la que abrieron la puerta de “The Joshua Tree”, y desde entonces no se ha cerrado, se convirtió en una fuerte brisa que recorrió de este a oeste, de norte a sur.

Viene la canción “Bullet the Blue Sky”, esa guitarra de “The Edge” que te transporta, estas ahí, escuchando como suenan las sirenas, es un aviso  para que corras a buscar refugio porque está apunto de llover acero caliente,  “Bono” te dice: “see the face of fear running scared in the valley below… and i can see those fighter planes… bullet the blue sky  (se ve la cara del miedo corriendo espantado hacia valle abajo… y puedo ver esos aviones de combate… balaceando el cielo azul)”.

Bono escribió esta canción y la incluyó en el álbum, en ella se encuentra un importante mensaje, justo en un momento clave de su historia, cuando comenzaba el “Fin de la Guerra Fría” y existía un ambiente de victoria en Occidente: “across the field you see the sky ripped open see the rain through a gaping wound pounding on the women and children who run into the arms of America (A través del campo se ve el cielo rasgado, se ve la lluvia a través de la herida profunda palpitando sobre mujeres y niños, quienes corren hacia los brazos de América)” .“Bullet Blu Sky” cuenta como los inocentes de esta parte del mundo corrieron a los brazos de EE.UU. dejando atrás la destrucción, la violencia, el terror, como consecuencia de las guerras de los 80’s en Centroamérica, una crítica directa hacia los Estados Unidos, para quienes estaba dirigido “The Joshua Tree”, una bala construida para impactar y hacer reflexionar a los corazones y mentes de los habitantes de ese país.

Una de las frases que “Bono” predica en “Bullet the Blu Sky”, tomado del Libro del Génesis de la Biblia es: “In the locust wind comes a rattle and hum. Jacob wrestled the angel, and the angel was overcome. You plant a demon seed; you raise a flower of fire. See them burning crosses, see the flames higher and higher”. Es como si Paul David Hewson y el resto de la banda nos profetizará lo que ocurriría si no había un cambio en la política internacional de Estados Unidos, “se crio la flor del fuego y hoy quema cruces, porque tu plantaste la semilla del demonio”. El disco “The Joshua Tree (El árbol de Josué)” increíblemente se presenta en EE.UU. y el mundo como lo hizo Josué ante el Faraón, llevando un mensaje para evitar que avance los males del mundo, y en sus manos está la solución.

“Running To Stand Still” tiene toda la sazón de la música tradicional estadounidense, suena a country, más bien a folk rock, realmente a blues, o una mezcla de todos ellos. Guitarra acústica hace la entrada para que luego un piano lleve el tiempo de la suave melodía que cuenta la historia de una pareja que habitan en los edificios Ballymun de Dublín, allí pasan sus horas consumiendo heroína, sin saber que están acabando con su joven vida. Larry Mullen Jr. hace de la percusión un gran momento de la canción, y ese cierre con la armónica le da un toque especial.

El quinto track de “The Joshua Tree” refuerza el color musical de los Estados Unidos, el blues pasa de comienzo a fin para mover los corazones de Norteamérica, pero lleva un mensaje local, un problema de sus natal Irlanda es internacionalizada a través de la música de esta banda de rock. Bono colocó un acento especial sobre el problema de la adicción en su país, buscando que se sumen voces para cambiar las cosas, reducir un mal que se está comiendo una sociedad.

La misma receta la aplicaron en la siguiente canción, “Red Hill Mining Town” es sobre la huelga de mineros en el Norte de Inglaterra en el año de 1984, parte de las duras medidas de la entonces Primer Ministra del Reino Unido “Margaret Thatcher” llevó a cerrar varias de las minas de su país, como parte de las consecuencias fue un gran enfrentamiento entre trabajadores y fuerzas policiales.

Bono llegó a decir: -“Red Hill Mining Town es una canción sobre las huelgas mineras y la única referencia a Ian McGregor (Presidente de la National Coal Board de UK en aquella época). La gente me dio unos cuantos palos por esto, pero lo que me interesaba es que se viera en la televisión y en los periódicos que miles de personas se habían quedado sin trabajo. Lo que no lees en los prensa es que esa gente se va a casa, tienen familias y están intentando sacar adelante a sus hijos. En muchas ocasiones, esas relaciones se han roto por la presión de las huelgas, estoy más interesado en este momento en comentar las relaciones personales, ya que creo que hay gente más calificada que puede hablar de las huelgas de mineros”.

Es una gran pieza con un sonido country, música tradicional de los Estados Unidos para acompañar una historia local, una pesadilla que ocurrió al otro lado del océano, y que el mundo debe conocer, que se debe acabar, la necesidad de que todos tengan la oportunidad de crecer. Maravillosa composición, de las mejores de este disco.

“In God’s Country” es la más corta de las canciones del disco que no llega ni a los tres minutos de duración, cuenta con un maravilloso riff, un sonido alegre, te envuelve rápidamente para hacerte celebrar. Aquí se juega con el paralelismo entre el desierto y los Estados Unidos. Los integrantes se inspiraron en los paisajes de Mojave, lugar donde hicieron las tomas para la caratula del disco.

Adam Clayton llegó a decir que “el desierto es un lienzo en blanco, algo vacío, lleno de nada donde todo puede crecer; y Estados Unidos es un país surgido de la nada, creado a sí mismo, que los americanos han ido pintando poco a poco. El paisaje del desierto fue inmensamente inspirador para nosotros en este disco, fue como una imagen mental. La gente solo lo considera por su apariencia, como un lugar estéril, lo que es verdad. Pero si lo piensas bien, es una imagen positiva, porque puedes hacer muchas cosas en él”.

Después de que Bono lanzará una crítica a los Estados Unidos en  “Bullet the Blue Sky”, en “In God’s Country” le lanza flores: “She is liberty and she comes to rescue me. Hope, faith, her vanity; the greatest gift is gold (ella es libertad y ella viene a rescatarme. Esperanza, fe, en su vanidad; los más grandes regalos de oro)”.

“Trip Through Your Wires” es un regreso a la magia del blues, Bono de una manera alegre quiere seguir conectando con el gigante del Norte de América, el ADN del disco tiene las barras y las estrellas marcadas en cada una de sus canciones. La guitarra y la encantadora armónica logran el ambiente de una letra inspirada en una conversación telefónica, donde una de las personas se hizo pasar por otra.

Nuestros oídos se encuentran con “One Tree Hill”, una sutil melodía con matices de la música tradicional del Pacífico, que acompaña una hermosa letra. La idea original que se tiene de esta canción viene de una torre volcánica dela ciudad de Auckland en Nueva Zelanda, país en el cual se lanzó esta canción como single. Pero en realidad es un homenaje a Greg Carroll, un hombre de origen maorí que los integrantes de la banda conocieron en la mencionada ciudad neozelandesa, durante la gira del The Unforgetabble Fire, en 1984. Se hizo un amigo muy cercano de Bono, además de colaborador de la banda. Carroll murió en Dublín, un accidente de motocicleta, era la primera vez que alguien cercano a U2 decía eternamente adiós.

Bono escribió la letra de la canción bajo las ideas que  llegaron a su mente durante el funeral de su amigo, recordando esa torre volcánica donde lo llevó a contemplar la hermosura de Auckland, toda una experiencia espiritual.

Musicalmente es la canción que se aleja del concepto de “The Joshua Tree”, pero su belleza la hace una gran joya, para escucharla siempre. “We turn away to face the cold, enduring chill, as the day begs the night for mercy, love. A sun so bright it leaves no shadows, only scars carved into stone on the face of earth. The moon is up and over one tree hill, we see the sun go down in your eyes. You run like a river on to the sea, you run like a river runs to the sea. And in the world, a heart of darkness, a fire-zone, where poets speak their heart then bleed for it. Jara sang, his song a weapon in the hands of love. You know his blood still cries from the ground. (Nos damos la vuelta para enfrentar el frío, el frío perdurable, mientras el día ruega misericordia a la noche, amor. Un sol tan brillante que no deja sombras, sino solo cicatrices talladas en piedra sobre la faz de la Tierra. La luna está arriba y sobre un árbol de la montaña, vemos al sol marcharse frente a tus ojos. Corres como un río hacia el mar, corres como el río corre hacia el mar. Y, en el mundo, un corazón de oscuridad, donde los poetas hablan con su corazón, y luego sangran por él. Jara cantó su canción, un arma en las manos del amor, sabes que su sangre aún llora desde la tierra)”.

Dos momentos importantes de esta canción, se menciona al cantautor chileno Víctor Jara, y termina como si fuera una ceremonia eclesiástica en la cual Bono termina de despedir a su amigo: “Oh great ocean, oh great sea, run to the ocean, run to the sea. (Oh, gran océano, oh, gran mar, corre hacia el océano, corre hacia el mar)”.

Llega “Exit” es oscura, misterioso, enigmática, pero podría ser considera por muchos la mejor canción del disco, en lo personal es una de mis favoritas. Fue el último tema grabado para el álbum, nació en un tiempo donde los integrantes de U2 se relajaban, era una forma de desconectarse haciendo lo que les gusta, así fue naciendo las distintas tomas que dan vida a este profundo y sombrío tema.

La letra que escribió Bono fue inspirado en la novela de 1980 de Norman Mailer ganadora de un Pulitzer Prize, The Executioner’s Song, acerca del asesino en serie Gary Gilmore. Describió la letra como: – “Una historia corta, dejando afuera unos cuantos versos porque me gustaba que fuera como un sketch. Es sobre un chico que tiene una idea en su mente, la obtiene de un cura en la radio y decide salir”. El bajo de Adam Clayton es magistral, en el fondo ese sonido de grillos que van acompañando a la noche solitaria, es toda una experiencia que va como las films de misterio, creando el ambiente, subiendo lentamente hasta llegar al momento cumbre de la historia, donde cae la víctima, para después volver a bajar los decibeles de las emociones. “Exit” es una experiencia que te hace cruzar una puerta dimensional, es sentir el lado oscuro de un ser que llega a circunstancias incomprensibles para la mayoría.

The Joshua Tree cierra con una canción que habla de una dura realidad vivida en varios países de nuestra Latinoamérica: “Mothers of the Disappeared”. Bono había conocido en la ciudad de San Francisco a René Castro, un artista plástico nacido en Chile, quien fue víctima de la dictadura de Pinochet, apresado y torturado por sus pinturas que eran dirigidas en su mayoría a criticar al régimen del militar. El vocalista de U2 lo acompaño a ver el mural de Mission District, donde se representaba las tragedias vividas en Argentina así como en su país austral.

Bono desde entonces se entera de las Madres de Plaza de Mayo, un grupo de mujeres cuyos hijos fueron víctimas de la desaparición forzada durante la dictadura argentina de Jorge Rafael Videla. Así comienza su recorrido por varias historias de las duros gobiernos militares de Latinoamérica, llegando a las terribles consecuencias de las Guerras Civiles de Nicaragua y El Salvador, en este último donde se fundó el Comité de Madres Monseñor Romero (COMADRES), una organización similar a la ya mencionada de Argentina, también con el fin de alzar la voz en memoria de los que hijos desaparecidos por el gobierno del país Centroamericano durante sus luchas internas.

La canción fue compuesta en dos partes, la música nació de una sencilla melodía que Bono uso en Etiopía para acompañar a los niños de este país en un programa de higiene personal; mientras que la letra fue escrita basado en las experiencias recogidas en su viaje a Centroamérica. “Mothers of the Disappeared” es un tributo por esas mujeres que sufrieron el dolor de perder a sus hijos, sin saber incluso donde descansan sus cuerpos; las mismas damas que con temple se enfrentaron a las dictaduras y aun hoy luchan por la memoria de estos jóvenes desaparecidos, para que más nunca vuelvan los gobiernos militares a sus países.

Así como en “Bullet the Blu Sky” U2 regresa con otra crítica hacia el gobierno de Ronald Reagan, lanza toda su fuerza a reprochar como el país más poderoso del mundo se equivoca en sus apoyos e intervenciones a favor de gobiernos militares en Latinoamérica, de estos que se llevaron por delante la vida de inocentes. Es una muy emotiva canción, una lluvia interna que hace recordarnos el lado terrible de la humanidad, la banda irlandesa alza su voz, pidiendo que cosas como estas no sigan ocurriendo, la necesidad de evolucionar hacia una sociedad más justa.

“The Joshua Tree” es una producción casi perfecta, con objetivos claros, lleno de temas impactantes, cuenta además con The Edge tocando de manera magistral la guitarra, conseguirás  mensajes para la reflexión, una búsqueda de caminos que nos permita construir un mundo mejor. En el desierto de Mojave, Estado de California, se encuentra ese árbol de Joshua que da nombre al disco, se eleva en ese desierto caluroso, que inspiró alguna de las canciones aquí ya mencionadas,  ese escenario que siete años después fue declarado “Parque Nacional de los Estados Unidos”.

Así de poderoso es este álbum que incluso llevo a que este  espacio este por siempre protegido, ese lienzo blanco que permite construir desde la nada; donde hay muchas calles que no tienen nombre; arena que se levanta con el viento y no con balas que cruzan cielos azules; puedes correr allí pero al final quedaras quieto frente a la majestuosidad de escenario que parece infinito; estarás allí ante ese espacio donde puedes estar cerca de Dios, pero también contigo y sin él, para encontrar las respuestas que estás buscando; porque en todo terreno que parece inhóspito se levanta una vida, como ese árbol lleno de esperanzas que da sombra a todo aquel que lo necesite. Así de impactante es este disco, con el cual U2 conquisto América.

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s