“Take My Breath Away” el premio Oscar de “Top Gun”

Los soundtracks son una parte importante de un film, en oportunidades incluso superan la propia historia proyectada en la gran pantalla; las canciones seleccionadas para acompañar la trama toman vida propia y se convierten en las verdaderas protagonistas. Hoy voy hablar de uno de esos casos, una película que fue un éxito por sus buenas tomas aéreas, acompañadas por una música que hizo de los vuelos de los F-14 toda una experiencia 3D sin necesidad de usar las gafas anaglíficas: “Top Gun”.

Es la historia “Maverick”, un joven aviador de F-14, hijo de un piloto que murió en circunstancias desconocidas en la Guerra de Vietnam, que lucha con sus fantasmas mientras busca ser el mejor dentro de la Escuela de Combate de la Armada conocida como Top Gun. Encontraremos rivalidades con sus compañeros, en especial con “Iceman”; la muerte de su mejor amigo “Goose”, y la pasión desbordada con la instructora civil “Charlie Blackwood”. Tom Cruise y Kelly McGillis fueron  los encargados de dar vida a los personajes principales de esta película.

El film tuvo dos grandes elementos a su favor para lograr importantes taquillas en el mundo, las impresionantes imágenes tomadas desde el aire, esos sorprendentes vuelos de los F-14;  acompañados de una música ideal para vivir la experiencia como si estuvieras montados en uno de esos aviones de combate. Cuando escuchas “Danger Zone” interpretado por Kenny Loggins se te pone la piel de gallina, sientes como vas despegando para tomar los aires mientras comienza la adrenalina a esparcirse por todo el cuerpo, las secuencias visuales combinadas con el sonido que sale de sintetizadores hace que volemos y preparemos la mira para derribar el enemigo.

La banda Cheap Trick interpreta “Mighty Wings”, vuelve a ocurrir el mismo efecto, velocidad, emoción, elevación, pasión, supervivencia, triunfo, conquista, todas esas sensaciones y motivaciones necesarias para alcanzar la victoria. Kenny Loggins regresa con “Playing With The Boys”, ahora también en el rol de compositor, es una de las principales canciones del soundtrack, aunque la verdad puede pasar desapercibida por las emociones que despiertan otros temas.

La banda sonora de Top Gun  trae tres clásicos, “(Sittin’ On) The Dock Of The Bay”  de Otis Redding;  “You’ve Lost That Lovin’ Feeling” interpretada por The Righteous Brothers; y “Great Balls Of Fire” de Jerry Lee Lewis. Estas canciones nos llevan a momentos emotivos de la película, son buenas piezas que engalanan un disco que está construido para hacer conexiones visuales, que recuerdes por siempre el film y que además desees verlo nuevamente. Si no me creen escuchen “Top Gun Anthem”  y “Memories”, dos temas instrumentales que logran un anclaje para transportarnos a la historia escrita por Jim Cash y Jack Epps Jr.

Pero la canción que siempre recordaremos y asociaremos con Top Gun es “Take My Breath Away”, una melancólica pieza que sale de un sintetizador cuyo sonido de su bajo quedará grabado por siempre en nuestra mente. La banda que la interpreta se llama “Berlín”,  una banda que se formó en el año de 1979 en la ciudad de Los Ángeles, liderada por la vocalista Terri Nunn, basados en el contagioso sonido synth pop y el new wave.

“Take My Breath Away” fue el mayor éxito de Berlín, generándoles alegrías y al mismo tiempo dolores de cabeza, ya que nunca pudieron lograr que una canción compuesta por ellos le diera las mismas satisfacciones. “Sex (I’m A…)” y “The Metro” son sus temas más reconocidos, pero la gran mayoría asociará esta banda solo con el tema principal de “Top Gun”, la cual fue una de las causantes principales de la separación de la agrupación en 1987.

Estamos frente a una ponderosa letra escrita por Tom Whitlock, cuya música salió de las manos de Giorgio Moroder, ellos le dieron vida a una de las más exitosas synth pop embelesadas por esa aura romántica, llena de pasión, de sensualidad: “Watching every motion in this foolish lover’s game, haunted by the notion. Somewhere there’s a love in flame, turning and returning to some secret place inside, watching in slow motion as you turn to me and say: Take my breath away (Mirando cada movimiento en mi absurdo juego de amor, perseguido por la noción. En algún lugar hay un amor en llamas entrando y retornando a algún secreto lugar adentro, mirando en cámara lenta como das vuelta en mi camino y dices: Quítame la respiración)”.

En marzo de 1987 “Take My Breath Away” fue premiada con el Oscar a la mejor canción original, el tema principal de “Top Gun” se llevó el máximo galardón como la pieza musical más impactante de un film del año de 1986. La película además fue nominada a mejor sonido, mejor edición de sonido y mejor montaje, lo que demuestra la importancia que tuvo el soundtrack y los efectos sonoros para el éxito de esta historia de aviones de combate mezclado con altas pasiones.

Este disco que recoge las canciones de Top Gun incluyen también “Lead Me On” interpretada por Teena Marie; “Hot Summer Nights” de Miami Sound Machine, la suave “Heaven In Your Eyes” cantada por Loverboy, la emocionante “Through The Fire” con Larry Greene, y “Destination Unknown” con Marietta.

Hay films que serán recordados siempre por su gran guion, por las actuaciones, por los efectos especiales, también se encuentran las que revivimos por su genial soundtrack, como es el caso de Top Gun que llenó nuestros odios con buena música,  y con muchos efectos para hacernos volar de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s