George Michael dijo adiós, pero dejó su “Faith” para la eternidad

Hoy me encontré con la lamentable noticia de que se fue el cuerpo de Georgios Kyriacos Panayiotou, quien es mejor conocido como George Michael. Sin duda uno de los grandes iconos de aquello que se conoce como “Música Pop”, un individuo que cuando trabajó en su música o se montó en escena era un ser totalmente distinto al que caminó por la calles del mundo real.

Yo era un chamito cuando sonaba en la radio ese éxito que le dio la fama “Wake Me Up Before You Go Go”, para entonces el era parte de un dúo llamado “Wham!”. No pasó mucho tiempo para que la fe en sí mismo diera resultados, y lanzó su primera producción como solista al que tituló adecuadamente “Faith”.

Este artista nacido en Londres, pero de orígenes grecochipriotas, demostró con este disco todo su potencial, el escribió las once canciones que contiene el álbum, tocó varios de los instrumentos musicales, interpretó la mayoría de los aportes vocales, hizo la producción y los arreglos del disco, incluyendo su participación en el diseño de la caratula. No estamos frente a un individuo que quería mantener el momento de fama que le dio “Wham!” ante las adolescentes de la época, sino que su mayor deseo era demostrar al mundo todas sus capacidades como músico.

Su primer sencillo fue “I Want Your Sex”, buscando romper lentamente con lo que había construido junto con Andrew Ridgeley. Lanzó un vídeo muy polémico para la época el que fue censurado, llevando también a limitar su reproducción en las radios comerciales. Con polémica incluida, George Michael logró que hablaran de él, de su presente, para abrir campo a lo que estaba por venir.

La canción que da nombre al disco fue su segundo single, “Faith” fue el cohete que ascendió a George Michael al Olimpo, sentándolo al lado de dioses como Michael Jackson, Prince y Madonna. La pieza abre el álbum, lo hace con un órgano que tiene el sonido característico que se escucha en las iglesias, interpretando un fragmento de la canción “Freedom” de “Wham!”, es la despedida, una especie de funeral de aquel dúo, para dar paso al nacimiento del nuevo artista. El vídeo de la canción arranca con un fragmento del primer sencillo “I Want Your Sex”, y después, cayendo el disco en la rocola, comienza las primeras notas de “Faith” donde George Michael muestra un cambio de imagen, ese que el músico busco dejar grabado en sus viejos y nuevos seguidores. El cantante llegó a contar una anécdota del vídeo: -“Si te fijas, a veces llevo un guante y otras veces no. Eso es porque me había hecho rozaduras en los dedos con las cuerdas”.

El rasgueo de la guitarra acústica que se escucha en “Faith” define la identidad de la canción y el disco, al escucharlo sabes que tema está sonando. George Michael estaba buscando un ritmo similar al de Bo Diddley, nada fácil cuando hablamos de uno de los hombres que hizo la transición entre el blues y el rock and roll en la década de los cincuenta. Ese rápido sonido salió de las seis cuerdas de una extraña guitarra de cuerpo de aluminio que había dejado la banda de punk “Damned” en el “Denmar’k Puk Studio”, son parte de las historias que le dan vida a un álbum que aportó a la historia de la música.

Este disco dentro de su género es gigante, tiene una combinación de ritmos que van desde el comercial pop, pasando por dance y hasta llegar al rhythm & blues, por cierto, fue George Michael el primer cantante blanco en tocar la cima de este estilo de la lista norteamericana Billboard. Vendió más de diez millones de copias, según la publicación “Los 100 Discos Más Vendidos de los 80” afirma que hasta ese momento fueron 11.200.000 discos vendidos, ubicándolo como el LP número quince de esa década. En el año de 1998 George Michael llegó a decir: -“Este negocio funciona a base de ego, vanidad y autosatisfacción”, y él además agrego la fe en sí mismo, lo que permitió que su carrera ascendiera velozmente.

Hoy lo despedimos,  en un año donde varios gigantes de la música pop y rock dieron su último suspiro, pero aquí quedan sus obras, sus legados, canciones que se conectan con instantes de nuestras vidas, como esa maravillosa pieza llamada “Father Figure”, segundo track del mencionado álbum y otro sencillo exitoso, una romántica pieza donde George Michael lanzó un sermón apasionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s