“MCMXC a.D.”: La provocación musical de Enigma

Los innovadores, aquellos que colocan toda su creatividad sobre la mesa para dar un salto por arriba de lo conocido, los que pueden ser aplaudidos de inmediato, o terriblemente cuestionados por la osadía de cambiar el orden establecido, esos que después de sufrir múltiples críticas, serán más adelante reconocidos e incluso homenajeados. Esto es lo que podemos decir del ambiente que generó al álbum “MCMXC a.D.”, el primer producto de un proyecto musical que lleva por nombre “Enigma”, toda una experiencia sonora que levantó muchas voces a favor y en contra, esas que terminaron impulsando los reconocimientos de este nuevo sonido.

Por momentos recibes esa sensación de que estas entrando a una iglesia, sin duda es la primera experiencia que sientes al escuchar su primer single, pero de inmediato te imaginas gente levantándose de sus asientos para mover sus cuerpos al ritmo de una música tecno, ahí se va mezclando dos escenas completamente opuestas. Escuchas al coro de monjes cantando de manera angelical mientras la gente se encuentra danzando sensualmente, acompañado en el fondo por sonidos orgásmicos de una mujer que está volando, todo esto se va entrecruzando con el sermón de un sacerdote que busca llevar la palabra de Dios, así es la primera imagen que me vino al menos a mi cuando los escuche por vez primera.

“Michael Cretu” es líder de este proyecto que nació en Alemania, su país de residencia, como resultado de muchos experimentos de sonidos. La idea de combinar cánticos gregorianos, música tecno, opera, cantos de aves,  relinches de caballos, entre muchos otros sonidos, para dar vida a uno de los discos de mayor éxito dentro del «New Age«, si es que podemos realmente categorizarlo dentro de ella. El tema central de este álbum grabado en Ibiza, es un antiguo conflicto entre religión y sexualidad, letras que mezclan dos temáticas que por costumbre no deben ni siquiera rozarse, que históricamente son agua y aceite, tabús que aun hoy están presentes en buena parte de la sociedad.

El nombre de 1990 (en números romanos) Anno Domini se refiere al año del lanzamiento de este, su primer disco, que tenía toda una intensión de identificar el álbum con la religión, se puede ver en el concepto de la caratula diseñada por Johann Zambryski,  esa silueta de un posible “Monje Franciscano” iluminado sobre una colina, y más abajo una cruz cristiana.

El sencillo de mayor éxito fue Sadeness, una mezcla inédita de cantos gregorianos acompañados de música electrónica, incluyendo en el fondo los sonidos de una mujer que se encuentra en un alto orgasmo. Fue tanto el impacto del sonido novedoso de esta pieza que la convirtió en todo un éxito, escalando posiciones en la medida en que sonaba más en la radio, además de discotecas. El tema hace referencia al Marqués de Sade, el hombre que gran parte de su vida estuvo ligada al masoquismo, una figura que en los libros de historia se dice que llegó a los límites de la depravación  para alcanzar mayores placeres. De él se deriva la palabra sadismo. Sadeness con frases en latín y francés, llegan a expresar Salmos de la Biblia a lo largo de la pieza.

Cada uno de los temas que componen el disco va pasando de lo sensual a lo religioso, y viceversa, desde una suave melodía de flauta, viajando a taravés de leves suspiros cargados de lujuria, se oyen frases del libro del Apocalipsis, hasta despertar los más ocultos sentidos en cada nota.

Mea Culpa fue el segundo sencillo, en el cual la voz de Sandra, famosa cantante germana de la década de los 80’, que para ese momento era esposa de Cretu y parte del proyecto Enigma, lleva la temática acompañada del coro Kyrye, Kyrie Eleison (Señor, Señor ten piedad).

Enigma fue toda una revelación, un álbum que sin tener rostros, ni una imagen de estrella pop o un guitarrista prodigioso, logró que se vendieran más de veinte millones de copias en todo el mundo. Países como Alemania, Canadá, Francia, e incluso el Reino Unido vio como este disco estuvo en el primer lugar de ventas, mientras que en Estado Unidos llegó al sexto lugar. Sadeness duro varias semanas en las carteleras mundiales, alcanzando incluso el primer lugar en varios de ellos.

Temas prohíbidos, videos censurados, demandas por uso de sonidos o cánticos sin autorización, definido por algunos como herejía, incluso blasfemia; pero que al final fue un álbum que superó increíblemente su simple objetivo, se convirtió en el mayor éxito en su estilo, como lo dice una de las frases que se encuentran dentro de la carátula del disco del poeta inglés William Blake «The path of excess leads to the tower of wisdom» (La senda del exceso lleva a la torre de la sabiduría).

Son más de veintiséis años que se cumplen de la publicación de este disco que buscaba el deleite de algunos melómanos, pero su éxito superó las expectativas de Cretu, su Enigma y especialmente  MCMXC a.D. fueron una tormenta dentro de lo industria musical, que terminó germinando nuevas corrientes.

3 respuestas a «“MCMXC a.D.”: La provocación musical de Enigma»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: