“The Rasmus”y la noche en que la calidad superó a la fama

Domingo 27 de noviembre de 2005, los alrededores del Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela estaban llenos de gente, allí nos encontrábamos los que esperábamos entrar para disfrutar del concierto, nos confundíamos con los vendedores que ofrecían agua, pasando por cerveza bien fría, hasta los tickets en reventa para ser parte del cierre de la 3ra Edición del Caracas Pop Festival.

Las horas fueron transcurriendo, más de uno estaba pasado de alegre por tantas “frías” tomadas en el medio de la vía; el color negro era el que sobresalía en ese mar de gente, que en verdad no era la masa más grande que se había visto para un concierto en Caracas, pero suficiente para elevar pasiones.

Puertas abiertas, tickets chequeados, incluso requisados por seguridad para confirmar que no llevas ningún objeto  considerado “peligroso”; estaba todo listo, el olor de la grama del campo de fútbol cubierto por ese gran manto gris que solo espera por los miles de personas que saltaran durante varias horas de rock de la banda finlandesa “The Rasmus” y los californianos “Incubus”.

En lo personal fui a escuchar y ver a “The Rasmus”, esta banda que tuve la oportunidad de conocer en Berlín meses antes de que su música llegará a tierras Latinoamericanas. Me había impresionado la calidad de su sonido, una mezcla  de rock alternativo, elementos góticos y sinfónicos muy propios de las bandas que nacen en el país que acobija Laponia, influenciados por la herencia musical del gran maestro Jean Sibelius, era hora de verlos en vivo y conocer de primera mano su potencial.

“The Rasmus” estaba haciendo una gira por Sudamérica, previo paso por México, para promocionar su tercer álbum de estudio “Hide From The Sun”, un disco iluminado, capaz de reflejarte en él, distinto a su anterior trabajo “Dead Letters”, que es más oscuro, melancolía envuelta en música.

Por supuesto que la mayoría de los asistentes esperaban a “Incubus”, posiblemente un poco menos del cuarenta por ciento estábamos más interesados en escuchar a los finlandeses encabezados por su vocalista “Lauri Ylönen”. Llego la hora, y sobre el escenario se presentaron el guitarrista “Pauli Rantasalmi”, el bajista “Eeron Heinonen”, el baterista “Aki Hakala” y por su puesto la voz del ya mencionado  Ylönen llevando las icónicas plumas de cuervo en su cabello. “Night After Night (Out of the Shadows)” fue la encargada de encender las luces, ese riff crujió en nuestros oídos desatando mucha emoción en el público, era la primera de las nueve canciones que tocaría de su más reciente álbum.

“First Day Of My Life” fue la segunda pieza de la tarde noche,  sonó con fuerza, era un gran regalo para aquellos que hemos disfrutado de su elaborado álbum “Dead Letters”. “Lucifer’s Angel” fue le toque “hard”, oscuro, llenando de energía el escenario, sorprendiendo con su buen sonido a aquellos que fueron a ver “Incubus” y no conocían nada de “The Rasmus”.

“Shot” hizo saltar a la multitud que seguían de cerca a los cuatro integrantes de la banda oriunda de la ciudad de Helsinki. La conocida “Guilty” perteneciente a su segundo álbum generó algarabía, el coro se escuchó a lo largo de todo el estadio Olímpico. Se bajaron los decibeles para dar entrada a “Still Standing” suavizando lo que hasta ahora había sido la presentación de “The Rasmus”. Llegó el momento de volver a la fuerza del “metal alternativo” con “Last Generation”, pero no tardarían en bajar velocidades con “Keep Your Heart Broken”, era una de las canciones que más deseaba escuchar, aunque en realidad no creía que sería parte del set list;  y si, la tocaron, fue celestial la interpretación, las emociones estaban en el aire, “The Rasmus” seguía aumentando con el pasar de los minutos su alta calidad musical.

“Inmortal” llegó sin mayor presentación, Ylönen con su guitarra clásica le dio un toque acústico, ideal para el momento; mientras que no dejaba de impresionar la calidad del bajista  Eeron Heinonen, imprime una fuerza especial, su personalidad es clave en el engranaje musical de la banda. Pero si hasta aquí había demostrado con creces sus habilidades con el instrumento de cuatro cuerdas, resulta que le regaló al público venezolano una parte de la pieza “Amparito”, una famosa canción tradicional, una gaita zuliana que suena mucho en los días previos y festividades decembrinas. Todo el público quedó gratamente sorprendido y agradecido por el gesto de Heinonen con Venezuela, los aplausos se hicieron escuchar hasta el Lago de Maracaibo.

Llegó la hora de las canciones más conocidas, los sencillos que habían sonado en la radio en aproximadamente un año: “No Fear” era muy esperada aunque no fue la que sonó mejor en vivo, el coro fue acompañada por el público sin vacilar. “Heart Of Misery” se metió en este grupo para hacer a los asistentes saltar al compás de la batería. Llega el momento de suavizar el atardecer,  Lauri Ylönen con guitarra acústica en mano se encarga de interpretar la melancólica “Sail Away”, el ambiente se hacía tenue, la sensación de que el final de la presentación de los finlandeses estaba cerca.

Y así fue, la famosa “In The Shadows”  se encargó de explotar la energía que aún quedaba, y de a poco fue apagando las luces del escenario, dejándo todo en las sombras; fue el momento donde la euforia drenó como el sudor de los cuerpos acalorados que por más de una hora hicieron del concierto parte de su vida.

“The Rasmus” se despidió del público, de Caracas, de Venezuela;  Lauri Ylönen dijo el respectivo hasta pronto recordando que la banda que más esperaban esa noche estaba por salir; pero resultó que al final los que se llevaron todos los honores ese 27 de noviembre fue el cuarteto de Helsinki, que mostraron escuela musical, buen sonido, un performance acorde al estilo de la banda, una gran empatía con el público, y una sencillez que logró el mayor de los respetos incluso en los más escépticos; la calidad de “The Rasmus” superó esa noche ampliamente la fama de “Incubus”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s