“Triste pero cierto”

Aquel agosto de 1991 fui a una conocida tienda de discos que se encontraba en el Boulevard de Sabana Grande, “Discotienda de Oro”, en ella tuve por primera vez en mis manos el cassette que cambiaría la percepción que tenía sobre el “Heavy Metal”: “The Black Album” o su nombre oficial “Metallica”.

Una simple caratula con una serpiente que apenas se percibe, y el nombre de “Metallica”, como lo dijo Hetfield en varias entrevistas “-la caratula está diseñada para no generar distracciones, todo su poder está en el contenido”.

Me decidí y pague los Bs. 375,00 (hoy Bs. 0,38) por aquella cinta que se convirtió en mi mejor compañera, podías llevarla en el morral, en el bolsillo, en el reproductor del carro, o mejor aún, sonando en el walkman.

“The Black Album” me abrió nuevas puertas, y una de ellas fue con “Sad But True”. El segundo track del disco tiene una magia envolvente, una iluminación sónica, una especie de aurora boreal que te hace viajar por mundos de la mitología nórdica.

Bob Rock, productor del álbum, llamó esta canción la “Kashmir” de los 90’, haciendo la comparación del riff de “Sad But True” con la joya de “Led Zeppelin”. La letra está basada en la película “Magic” (1979), cuya historia relata la vida de un ventrílocuo controlado por su muñeco.

Sin embargo, esta poderosa letra puede tener muchas interpretaciones, desde las manipulaciones que pueden sufrir hombres y sociedades a través de la política, la religión, la tecnología. También hay quienes piensan que la letra se refiere a como “las drogas” pueden controlar tu mente, tu vida. Pero hay un dato, y es el relacionado con la portada del single realizado por “Pushead”, una imagen con dos calaveras mirándose. Cuando “Hetfield” vio el boceto final se asombró al ver que entendieron la letra, es la dualidad entre el bien y el mal, para él, la lucha entre la estrella de rock y su vida privada.

Esta canción fue una pieza muy bien trabajada, era un poco más rápida, Bob Rock solicitó cambiar a una afinación más baja. La guitarra rítmica tiene una influencia a U2 que no fue destacada en la grabación final. Al riff ser cambiado de “mi” a “re” ganó contundencia, un peso gigante, una maravilla para los amantes del rock.

“Triste pero cierto” para los puristas que no querían ver a Metallica en lo más alto de las carteleras, para los que consideraron que se vendieron a la industria discográfica, para quienes los llamaron traidores del “Metal”, pero “The Black Album” se convirtió en uno de los discos más vendidos de la historia. Joe Elliot, vocalista de Def Leppard lo llamó el “Thriller” del Heavy Metal – “… las generaciones futuras seguirán comprando copias de “The Black Album”… es un clásico de su tiempo, está “Appetite For Destruction” de Guns N’ Roses y el álbum epónimo de “Metallica”, y después están cientos de bandas que han intentado seguirlos con sus propias imitaciones. Sorpréndete…”

4 respuestas para ““Triste pero cierto””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s