“Mouthful Of Wasps”: Canto para Gefjun en el regreso a Copenhague

La música tiene muchas virtudes, pero dentro de ellas hay una muy especial, el poder para trasladarte en tiempo y espacio, esa capacidad de hacerte viajar por los recuerdos, a lugares visitados o desconocidos, te proyecta al futuro, es una ventana para ver los sueños. Las distintas melodías son los caminos de la memoria así como de la imaginación.

Hay una canción que me traslada nuevamente a las calles de Copenhague, voy caminando bajo un cielo gris mientras las pequeñas y suaves gotas de la llovizna van colaborando con el suave frío de septiembre. Ese inicio de “Mouthful Of Wasps” con su sutil redoblante va marcando el ritmo de los pasos que doy para contemplar con profundidad la ciudad, el sonido del bajo acompaña los latidos del corazón haciendo que la emoción se expanda por todo Strøget, es un paseo donde escuchas a lo lejos como llegaban los barcos vikingos de Escandinavia mezclándose con los motores de los Ferrys de hoy que están esperando para salir hacia Oslo o Estocolmo.

Miras el Rosenborg slot (Castillo de Rosenborg), el palacio de verano de la realeza danesa, y el redoblante se hace ceremonial, sientes los carruajes llegar empujado por los caballos, ves bajarse la joven Reina Carolina Mathilde, su amor inspira contradictoriamente mi fidelidad, mientras el tiempo va y viene con los cambios de ritmo de la canción del grupo de rock alternativo de Dinamarca Kashmir.

Estas frente a la sirenita, esa pequeña escultura que los turistas le toman fotos como si se tratará del propio personaje creada por el escritor de Odense, Hans Christian Andersen; y es que forma parte de la tradición de quienes visitan la capital de Dinamarca ver la figura de bronce; así como comer salmón danés,  mientras que el olor de los Wienerbrød endulzan el resto de los sentidos. Me sigo dejando llevar por las cuerdas de la guitarra de Eistrup, que son acompañadas por los cantos de la sirena, el Mar Báltico está ahí afuera, es una invitación perfecta.

“Mouthful Of Wasps” no es precisamente una canción sobre Copenhague, pero si pertenece a una banda nacida en esas tierras llamada “Kashmir”, integrada por Kasper Eistrup (voz y guitarra), Mads Tunebjerg (bajo), Asger Techau (batería) y Henrik Lindstrand (teclado y guitarra). Me tropecé con este tema cuando visite la bella ciudad que se encuentra entre las islas de Selanda y Amager, por eso vuelo con ella a sus calles, sus edificios, me ubico en el canal de Nyhavn, comiendo un rápido pan con salchicha con un toque de mostaza, acompañada de una suculenta y helada Carlsberg, dejando que me lleve los colores de los edificios que contrastan con el gris del cielo.

Trespasserses el sexto álbum de “Kashmir”, es el disco que más he disfrutado de ellos, posiblemente por su sonido menos experimental, por la armonía de sus guitarras que me trasladan a los jardines de Tivoli, como en el tema “Time Has Deserted Us”.  Ha sido toda una experiencia escuchar cada una de las piezas que pertenece a esta producción del año 2010, pero es “Mouthful Of Wasps” el avión que me hace ver desde arriba el Kastellet, el imponente puente Øresund, que comunica a Dinamarca con Suecia; es contemplar a los generadores de energía eólica ubicados en el mar girando sin parar. Si escuchas esta canción entenderas de que se trata de las emociones, de la necesidad de liberarte de los malos pensamientos, evitar cargar el odio, lo mejor es dejar salir lo que sientes y evitar que te ahogue.

Estoy cerca de “St. Alban’s Church”, veo el agua brotar de la “Gefionspringvandet” (Fuente de Gefion) esa escultura inspirada en la mitología nórdica, sobre el origen de Selandia, leyenda contada en el poema Ragnarsdrápa del siglo IX, donde Gefjun, la diosa de la procreación, convirtió a cada uno de sus cuatro hijos en bueyes para poder arar más territorio, lanzarlo al mar y así hacer mucho mayor la tierra que le dio el Rey Gylfi.  Las gotas de la fuente se confunden con las de la lluvia, alegría y tristeza se mezclan, estar ahí y volver, por eso “…Pon a los grandes coros cantar. Deja que los broncos vuelvan a correr salvajes. Límpiate esa mueca de purgatorio porque todo es muy convincente. Muéstrame que todo es fácil, di que me necesitas. No hables de precio con la boca llena de avispas, el tiempo se ha ido, así que déjalas volar hacia el cielo”. Esta es la traducción de una de las estrofas de la canción “Mouthful Of Wasps”, pareciera que se escribió para este momento, para decirle  a Gefjun que Copenhague me necesita sin pedir nada a cambio, que me abran las puertas porque voy llegando para sentirme libre mientras ando en bicicleta, es sentir que este viaje es eterno, el tiempo y el lugar es el que yo quiero.

6 Replies to ““Mouthful Of Wasps”: Canto para Gefjun en el regreso a Copenhague”

    1. Gracias por tus palabras. Aquí me conecté con la experiencia que viví en Copenhague, una sociedad e historia con la que siempre me he sentido identificado. Pequeño el mundo, también me fuí por el área de Relaciones Internacionales. Algún día podemos charlar sobre este apasionante mundo de los juegos de poder. Saludos !!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s