Shout: Una Gran Canción de Libertad

Tenía 9 años, faltaban casi 2 meses para comenzar el 4to grado, eran aquellas vacaciones que transcurrieron metido en la piscina de aquel edificio ubicado en Tanaguarena, en el entonces Departamento Vargas; o entre las cuatro paredes de mi casa. Como de costumbre en ellas la música estaba presente en mi vida, tenía aquella maravillosa tarea de grabar y regrabar en cintas TDK aquellos éxitos que sonaban en Caracas 750 o en 1.090 Stereo, ese era uno de mis hobbies favoritos, siempre que fuera antes de las 06:00 p.m. porque comenzaba “Mazinger Z”.

Es difícil olvidar aquel día de agosto, aquellos gigantes audífonos estaban conectados en el equipo de sonido para evitar que mi mamá gritara “-baja el volumen de esa música”. De esas poderosas cornetas que cubrían más que mis orejas, salía esa pieza de pop rock magistral, con un maravilloso bajo, además de un solo de teclados y otro de guitarra que me invitaban a gritar junto con ellos “Shout”. Para ese momento poco me importaba quienes la tocaban, mucho menos que decía su letra, solo me dejaba llevar por el sonido de “Shout”. De inmediato esta pieza quedó registrado en el cassette que corrió con el botón de playrec.

Si no la encontraba en ninguna de las estaciones de radio, retrocedía la cinta y la escuchaba tantas veces lo necesitara. Unos meses después mi madre compró un “LP” de éxitos llamado “Full hit”, un vinyl que recogía 11 temas pop rock que llegaron a los primeros lugares de las carteleras radiales, las mismas tenían la particularidad de estar mezcladas sobre ese ecetato. Para mi mayor sorpresa en la cara “B” estaba ella, de “Tears for Fears”, “Shout”. La particularidad de esta versión es que era un remix, que 15 años después fue incluido en una reedición del álbum “Songs From The Big Chair”.

Con el pasar del tiempo entendí la letra, un himno que llama a la “libertad” aunque nunca mencione esa palabra en la canción. Hay una estrofa que dice: “In violent times, you shouldn’t have to sell your soul, in black and white, they really really ought to know, those one track minds, that took you for a working boy, kiss them goodbye, you shouldn’t have to jump for joy, you shouldn’t have to shout for joy (En tiempos violentos no deberías tener que vender tu alma, en blanco y negro, ellos realmente, realmente deberían saber que esos, de mentes cerradas que te tomaron por un niño trabajador, dales un beso de despedida, no deberías saltar de alegría, no deberías gritar de alegría)”, queda claro ese carácter de rebeldía, la liberación a los controles, “vamos, grita”.

Esta banda británica es uno de los grandes definidores del estilo musical de la década de los 80’, y su segundo álbum, el ya mencionado “Songs From The Big Chair” es su mejor trabajo del cual se destacan su primer sencillo “Everybody wants to rule the world”, la hermosa “The working hour”, la mágica “Head Over Heals”, la jazzística “I believe”, y por supuesto la liberadora y protagonista de estas líneas “Shout” escrita por Roland Orzabal e Ian Stanley.

Este disco en formato CD lo compré muchos años después, cuando entendí racionalmente lo importante que es esta joya para los amantes de la música de los ochenta, además de ser la placa que incluye la canción que llenó una etapa de mi vida, y que desde entonces me acompaña cuando así lo creo necesario.

Aún recuerdo la fiesta de diciembre en el salón de 4to grado, yo cargaba mi cassette TDK llena de música pop rock, donde la primera canción por supuesto era “Shout”, y la misma pretendía que compitiera en el gusto de los compañeros con una cinta que llevó una chica de un tipo que para aquel entonces era totalmente desconocido para mi, su nombre “Wilfrido Vargas”. Yo me decía: “- ¿Cómo puede gustar más una canción sobre un jardín de rosas que una que te llama a gritar?” Al final sonó más aquel merengue que llevó aquella niña, que mi cinta regrabable que terminaba con “Dancing in the Dark” del Jefe Bruce Springsteen.

“Shout”, la canté, la grité, la salté, simulé que tocaba el bajo, que tocaba el teclado, la oía para “recargar las pilas” como decíamos con frecuencia en aquel entonces, la necesitaba en mi vida. Hoy forma parte de mi soundtrack, es de las fijas en mi ipod, en el computador, en el reproductor del carro, es un grito lleno de recuerdos.

Anuncios

6 Replies to “Shout: Una Gran Canción de Libertad”

  1. Esta es mi canción favorita de Tears for Fears 😀 Finalmente cuesta creer que un álbum de lírica seria como este sea tan popular, quizás al igual que yo, muchos no se lo tomaron en serio desde el principio, algunos cantaron sin saber, otros bailaron sin pensar, seguro otros simplemente no entendieron limitados por el idioma o todo lo anterior y algo más. Pero definitivamente con el tiempo mi valoración de este álbum fue mejorando hasta considerarlo entre los principales de mi colección. Aquí puedes leer completo lo que escribí sobre este álbum en mi blog > https://medium.com/@jjuzcategui/tears-for-fears-songs-from-the-big-chair-1985-76c9ff480e8e

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s